Yo estuve allí

A los nietos, sentados sobre las rodillas mohosas del abuelo, le pasaremos el álbum de lo que su Patrón hizo en la Sevilla epidémica del año veintiuno del nuevo milenio, para decirles con orgullo de elegidos «yo estuve allí». El niño preguntará qué paso aquellos días en Sevilla en los que, San Lorenzo, se quedó en ausencia, sin el poderoso señor que nos cobija bajo la cúpula más romana de una iglesia sevillana. Y le explicaremos que, un 16 de octubre, con un otoño primaveral explosionando bignonias y con las rebecas en los roperos, Él se puso la ropa de trabajo, la más humilde y sencilla, para irse a visitar en misión especial los tres barrios más pobres de España…. Ver MásA los nietos, sentados sobre las rodillas mohosas del abuelo, le pasaremos el álbum de lo que su Patrón hizo en la Sevilla epidémica del año veintiuno del nuevo milenio, para decirles con orgullo de elegidos «yo estuve allí». El niño preguntará qué paso aquellos días en Sevilla en los que, San Lorenzo, se quedó en ausencia, sin el poderoso señor que nos cobija bajo la cúpula más romana de una iglesia sevillana. Y le explicaremos que, un 16 de octubre, con un otoño primaveral explosionando bignonias y con las rebecas en los roperos, Él se puso la ropa de trabajo, la más humilde y sencilla, para irse a visitar en misión especial los tres barrios más pobres de España…. Ver Más

Deja un comentario