Reclaman nueve años de cárcel al acusado de intentar matar a su mujer en la Macarena cortándole el cuello

La Fiscalía de Sevilla solicita una pena de nueve años de cárcel para el hombre acusado de intentar acabar con la vida de su mujer cortándole el cuello. Los hechos ocurrieron en la vivienda familiar en el barrio de la Macarena de la capital en la madrugada del 20 de marzo de 2020, días después del inicio del estado de alarma por la pandemia del coronavirus.

El acusado, de unos 32 años y que ingresó en prisión horas después del ataque a su mujer, intentó quitarse la vida tras llevar a cabo la agresión contra su pareja. Será juzgado esta semana por la Audiencia Provincial de Sevilla.

Eran las 2.00 de la mañana del 20 de marzo de 2020 cuando el acusado, según explica el Ministerio Público en su escrito de calificación provisional, al que ha tenido acceso este periódico, atacó a su mujer en su casa, situada en la calle Torreblanca, cerca del Pumarejo.

El origen de esta agresión estuvo, según se informó inicialmente por la Policía Nacional, en la intención de la mujer, de 46 años, de romper la relación. Este individuo comenzó a perseguir a la víctima por la casa hasta la cocina. Allí, la abordó por detrás.

Dos puñaladas muy graves
Su intención, según la Fiscalía, era acabar con su vida. Para ello, la apuñaló con un cuchillo que llevaba encima. Al darse ella la vuelta, la tiró al suelo y se subió encima. Le puso las manos en el cuello para asfixiarla.

La víctima, en sus intentos por zafarse de las manos de su marido, le mordió un dedo. La respuesta del varón fue inmediata y la apuñaló en el cuello. Este ataque le causó lesiones muy graves, como la perforación de arteria carótida. Cien días tardó en curarse, pero ahora sufre síndrome de estrés postraumático.

Tras la agresión, el detenido intentó suicidarse y ella logró salir del domicilio familiar y refugiarse en casa de una vecina, que fue quien alertó a los agentes de lo que había sucedido. La llamada de la vecina y la rápida intervención policial hizo que posible que ambos implicados salvaran sus vidas.

La Fiscalía asegura que la mujer se halló en verdadero peligro de muerte, ya que las lesiones y heridas que sufrió afectaron a zonas vitales que pusieron en riesgo su vida. Según confirmó la Policía Nacional cuando ocurrieron los hechos, la mujer no se encontraba registrada en el sistema de víctimas de violencia machista.

El acusado se enfrenta a una petición de pena de nueve años de cárcel por un delito de asesinato en grado de tentativa en concurso medial con un delito de lesiones. Es lo que reclama la Fiscalía, que también solicita dos décadas de alejamiento de la víctima.La Fiscalía de Sevilla solicita una pena de nueve años de cárcel para el hombre acusado de intentar acabar con la vida de su mujer cortándole el cuello. Los hechos ocurrieron en la vivienda familiar en el barrio de la Macarena de la capital en la madrugada del 20 de marzo de 2020, días después del inicio del estado de alarma por la pandemia del coronavirus.

El acusado, de unos 32 años y que ingresó en prisión horas después del ataque a su mujer, intentó quitarse la vida tras llevar a cabo la agresión contra su pareja. Será juzgado esta semana por la Audiencia Provincial de Sevilla.

Eran las 2.00 de la mañana del 20 de marzo de 2020 cuando el acusado, según explica el Ministerio Público en su escrito de calificación provisional, al que ha tenido acceso este periódico, atacó a su mujer en su casa, situada en la calle Torreblanca, cerca del Pumarejo.

El origen de esta agresión estuvo, según se informó inicialmente por la Policía Nacional, en la intención de la mujer, de 46 años, de romper la relación. Este individuo comenzó a perseguir a la víctima por la casa hasta la cocina. Allí, la abordó por detrás.

Dos puñaladas muy graves
Su intención, según la Fiscalía, era acabar con su vida. Para ello, la apuñaló con un cuchillo que llevaba encima. Al darse ella la vuelta, la tiró al suelo y se subió encima. Le puso las manos en el cuello para asfixiarla.

La víctima, en sus intentos por zafarse de las manos de su marido, le mordió un dedo. La respuesta del varón fue inmediata y la apuñaló en el cuello. Este ataque le causó lesiones muy graves, como la perforación de arteria carótida. Cien días tardó en curarse, pero ahora sufre síndrome de estrés postraumático.

Tras la agresión, el detenido intentó suicidarse y ella logró salir del domicilio familiar y refugiarse en casa de una vecina, que fue quien alertó a los agentes de lo que había sucedido. La llamada de la vecina y la rápida intervención policial hizo que posible que ambos implicados salvaran sus vidas.

La Fiscalía asegura que la mujer se halló en verdadero peligro de muerte, ya que las lesiones y heridas que sufrió afectaron a zonas vitales que pusieron en riesgo su vida. Según confirmó la Policía Nacional cuando ocurrieron los hechos, la mujer no se encontraba registrada en el sistema de víctimas de violencia machista.

El acusado se enfrenta a una petición de pena de nueve años de cárcel por un delito de asesinato en grado de tentativa en concurso medial con un delito de lesiones. Es lo que reclama la Fiscalía, que también solicita dos décadas de alejamiento de la víctima.

Deja un comentario