Muere Tomás Azpiazu Moreno, «El Pavarotti del Arenal»

Ha fallecido a causa de un cáncer Tomás Azpiazu Moreno, ‘El Pavarotti del Arenal’. El cantante de sevillanas, tuvo como apodo el de ‘Pavarotti’ por su marcado parecido físico con el famoso tenor de Módena y deleitó con su música a lo más dorado de los años ochenta y noventa. «En Nueva York, recuerdo que salí del hotel para actuar y la gente me paraba para pedirme autógrafos», recordaba en una entrevista en ABC.

Sevillano, baratillero nacido en la calle Pastor y Landero, rociero y bético, de padre navarro y madre de El Real de la Jara, encerraba en su garganta una espléndida voz. Cantó durante toda su vida, pero de forma profesional solo desde el verano de 1985, para lanzar su primer disco en el primavera de 1989. Se trataba de ‘Amanece lentamente’, un disco de sevillanas y rumbas que contó con la producción de Gonzalo García Pelayo. Antes pasó por una etapa como profesor y había abierto y participado como socio en varios bares de moda.

Como afirmó José Luis Montoya en el ‘El Patio’ del 24 de abril de 1996, se trata de «un artista que canta casi de todo y que siempre está dispuesto para acudir a todos los actos benéficos en los que soliciten su presencia, porque es persona de gran cuerpo, pero más grande todavía de corazón».

Félix Machuca le dedicó un ‘Reloj de arena’ el pasado mes de febrero, en el que decía que «su vida, en algunos aspectos, es parecida a esa estrofa del Tenorio: a los palacios subí, a las cabañas bajé. Porque igual le cantaba al anticuario Rossi en París que a Pablo Escobar en Medellín en la prisión La Catedral, la que se construyó a imagen y semejanza de sus malas artes para entrar y salir del presidio cuando le diera la gana. Arriba y abajo».

Fue su época la de Menchu en Marbella y la del Nabila de Adnan Khashoggi y la de la gente guapa en fiestas. Se hizo cantante de la High Society y cuando no estaba en Marbella era «porque un bodeguero mexicano, un banquero ecuatoriano o un Rothschild en París lo requerían para que diera ambiente sureño al boato de sus fiestorros». Con Sean Connery, la duquesa de Sevilla, Ramsés Trujillo… se introdujo en los ambientes de la ‘jet’ que lo llevaron con su arte a Estados Unidos, Colombia, Venezuela, Ecuador, Suiza o Francia.

Sevillanas aflamencadas
Como afirmaba en una entrevista que le hizo José María Aguilar en ABC de Sevilla, «la sevillana me gusta lenta, candenciosa. Pienso que el arte está en hacerlo despacio. En el caso del baile, si se hace lentamente cuesta mucho y de ahí estriba la dificultad. Quien dice el baile, dice el toreo o el cante. Está claro que también puedo cantar sevillanas corraleras como La Niña de los Peines, sevillanas para bailar. Pero si se desea transmitir algo, pegar un pellizco, hay que hacerlo lento. Las sevillanas que canto son aflamencadas, al igual que las rumbas y las canciones», decía.Ha fallecido a causa de un cáncer Tomás Azpiazu Moreno, ‘El Pavarotti del Arenal’. El cantante de sevillanas, tuvo como apodo el de ‘Pavarotti’ por su marcado parecido físico con el famoso tenor de Módena y deleitó con su música a lo más dorado de los años ochenta y noventa. «En Nueva York, recuerdo que salí del hotel para actuar y la gente me paraba para pedirme autógrafos», recordaba en una entrevista en ABC.

Sevillano, baratillero nacido en la calle Pastor y Landero, rociero y bético, de padre navarro y madre de El Real de la Jara, encerraba en su garganta una espléndida voz. Cantó durante toda su vida, pero de forma profesional solo desde el verano de 1985, para lanzar su primer disco en el primavera de 1989. Se trataba de ‘Amanece lentamente’, un disco de sevillanas y rumbas que contó con la producción de Gonzalo García Pelayo. Antes pasó por una etapa como profesor y había abierto y participado como socio en varios bares de moda.

Como afirmó José Luis Montoya en el ‘El Patio’ del 24 de abril de 1996, se trata de «un artista que canta casi de todo y que siempre está dispuesto para acudir a todos los actos benéficos en los que soliciten su presencia, porque es persona de gran cuerpo, pero más grande todavía de corazón».

Félix Machuca le dedicó un ‘Reloj de arena’ el pasado mes de febrero, en el que decía que «su vida, en algunos aspectos, es parecida a esa estrofa del Tenorio: a los palacios subí, a las cabañas bajé. Porque igual le cantaba al anticuario Rossi en París que a Pablo Escobar en Medellín en la prisión La Catedral, la que se construyó a imagen y semejanza de sus malas artes para entrar y salir del presidio cuando le diera la gana. Arriba y abajo».

Fue su época la de Menchu en Marbella y la del Nabila de Adnan Khashoggi y la de la gente guapa en fiestas. Se hizo cantante de la High Society y cuando no estaba en Marbella era «porque un bodeguero mexicano, un banquero ecuatoriano o un Rothschild en París lo requerían para que diera ambiente sureño al boato de sus fiestorros». Con Sean Connery, la duquesa de Sevilla, Ramsés Trujillo… se introdujo en los ambientes de la ‘jet’ que lo llevaron con su arte a Estados Unidos, Colombia, Venezuela, Ecuador, Suiza o Francia.

Sevillanas aflamencadas
Como afirmaba en una entrevista que le hizo José María Aguilar en ABC de Sevilla, «la sevillana me gusta lenta, candenciosa. Pienso que el arte está en hacerlo despacio. En el caso del baile, si se hace lentamente cuesta mucho y de ahí estriba la dificultad. Quien dice el baile, dice el toreo o el cante. Está claro que también puedo cantar sevillanas corraleras como La Niña de los Peines, sevillanas para bailar. Pero si se desea transmitir algo, pegar un pellizco, hay que hacerlo lento. Las sevillanas que canto son aflamencadas, al igual que las rumbas y las canciones», decía.

Deja un comentario