Más de treinta rutas escolares de Sevilla se quedan desiertas

Atedibus, la Asociación del Transporte de Viajeros Escolar y Discrecional de la provincia de Sevilla, denuncia la bajada desproporcionada de la licitación de rutas de escolares en la provincia, que ha provocado que más de 30 rutas escolares se han quedado desiertas.

La Asociación del Transporte de Sevilla ha mostrado su oposición al plan de la Junta de Andalucía en materia de transporte escolar. A la bajada de precios por ruta, se añade la burocracia del proceso, ya que ha licitado un contrato público puente para los meses de septiembre a diciembre de 2021, y solo unas semanas más tarde licitar el concurso escolar de los próximos años.

«Este contrato puente es muestra de la incompetencia y burocratización de la Agencia Pública, la competencia del transporte escolar debería volver a la Consejería de Educación y al cuerpo de funcionarios que son parte de ella.

La Agencia es una gasto añadido para la Junta de Andalucía y sostener este gasto provoca el abaratamiento del servicio público de transporte escolar en detrimento de su calidad”, señala el Presidente de Atedibus, Manuel Gutiérrez. Otra muestra más de la incompetencia de la Agencia Pública de Educación es que hay que presentar unas fianzas sin haber recibido las fianzas de los concursos anteriores y sin haber recibido aún las indemnizaciones por los meses de pandemia, incrementando aún más la descapitalización de las empresas de transporte actualmente al borde de la ruina.

Grave situación económica
El contrato puente demuestra el poco interés que tiene la Agencia Andaluza de Educación, APAE, para que el servicio se realice con calidad. «Las empresas del sector ya le trasmitimos que este tipo de concurso, fomenta los contratos basura y la precariedad laboral, además de la licitación a la baja, dada la grave situación económica que atraviesa el sector, lo que se traslada a una menor calidad del servicio a los escolares andaluces. Con estos precios de salida y además con un precio del gasóleo por las nubes el panorama del sector del transporte de viajeros en Sevilla es de ruina económica», asegura Manuel Gutiérrez, presidente de Atedibus.

Este contrato puente va a provocar que se adjudicaran rutas escolares a empresas para realizar el servicio de septiembre a diciembre, hasta que salieran las adjudicaciones definitivas para los próximos dos años y sus posibles prórrogas. «Además de crear confusión a los escolares y a sus familias, ya que muchas rutas iniciarán el curso 21-22 con una empresa y a mitad del curso es posible que las operen otras empresas diferentes, va a crear incertidumbre a las empresas que tendrán que posponer sus inversiones y sus plantillas hasta el concurso definitivo y molestias innecesarias a los usuarios».

En las nuevas licitaciones prima sobremanera la cuestión económica para las empresas operadoras, obligándolas a contratar personal a horas sueltas y promoviendo el empleo-basura. Entramos en un círculo de pobreza que jamás sacará a nuestra autonomía del subdesarrollo.

Tampoco se prima la sostenibilidad ambiental ni se valora la adaptación de los vehículos a las nuevas exigencias COVID así como la formación de los profesionales, entre otras cuestiones. Todo parte de una licitaciones que son auténticas subastas a la baja, para ahorrar costes y dejar a las empresas al borde de las pérdidas económicas y de puestos de trabajo, ¿Cómo se arriesga un empresario a renovar flota con un concurso de cuatro meses«, señala Manuel Gutiérrez, presidente de ATEDIBUS.

Los profesionales aseguran que la clave es diseñar unas licitaciones que se basen en criterios de calidad, como la renovación de flota, la seguridad de los vehículos, la formación de los profesionales y, en estos tiempos de pandemia, buscar protocolos de seguridad. Actualmente, los criterios que se buscan desde la administración son básicamente económicos, y esto sólo causa perjuicio al servicio, y pérdidas económicas en las empresas.

Los vehículos destinados a rutas escolares públicas no han recibido ninguna ayuda para la limpieza COVID en el curso pasado, cuando ya el TARJA, el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales, advertía de la necesidad de incluir una partida para estas situaciones. La media de coste de limpieza por autobús supone unos 20 €/día y «ahora en el concurso puente valoran una cantidad de 0,80 céntimos por día para limpieza COVID, es realmente irrisorio. Productos, maquinaria, personal, todo ha sido asumido por las empresas del transporte para ofrecer calidad en los traslados y dar seguridad en esta pandemia y ahora cogen y solo valoran este esfuerzo en unos pocos de céntimos, una auténtica vergüenza».

Desde Atedibus se ha calculado en más de 5 millones de euros la deuda que la Junta de Andalucía debe a las empresas de transporte en la provincia de Sevilla, entre las indemnizaciones por la suspensión del curso 2019-2020; más los gastos de limpieza y desinfección COVID del presente curso 2020-2021.Atedibus, la Asociación del Transporte de Viajeros Escolar y Discrecional de la provincia de Sevilla, denuncia la bajada desproporcionada de la licitación de rutas de escolares en la provincia, que ha provocado que más de 30 rutas escolares se han quedado desiertas.

La Asociación del Transporte de Sevilla ha mostrado su oposición al plan de la Junta de Andalucía en materia de transporte escolar. A la bajada de precios por ruta, se añade la burocracia del proceso, ya que ha licitado un contrato público puente para los meses de septiembre a diciembre de 2021, y solo unas semanas más tarde licitar el concurso escolar de los próximos años.

«Este contrato puente es muestra de la incompetencia y burocratización de la Agencia Pública, la competencia del transporte escolar debería volver a la Consejería de Educación y al cuerpo de funcionarios que son parte de ella.

La Agencia es una gasto añadido para la Junta de Andalucía y sostener este gasto provoca el abaratamiento del servicio público de transporte escolar en detrimento de su calidad”, señala el Presidente de Atedibus, Manuel Gutiérrez. Otra muestra más de la incompetencia de la Agencia Pública de Educación es que hay que presentar unas fianzas sin haber recibido las fianzas de los concursos anteriores y sin haber recibido aún las indemnizaciones por los meses de pandemia, incrementando aún más la descapitalización de las empresas de transporte actualmente al borde de la ruina.

Grave situación económica
El contrato puente demuestra el poco interés que tiene la Agencia Andaluza de Educación, APAE, para que el servicio se realice con calidad. «Las empresas del sector ya le trasmitimos que este tipo de concurso, fomenta los contratos basura y la precariedad laboral, además de la licitación a la baja, dada la grave situación económica que atraviesa el sector, lo que se traslada a una menor calidad del servicio a los escolares andaluces. Con estos precios de salida y además con un precio del gasóleo por las nubes el panorama del sector del transporte de viajeros en Sevilla es de ruina económica», asegura Manuel Gutiérrez, presidente de Atedibus.

Este contrato puente va a provocar que se adjudicaran rutas escolares a empresas para realizar el servicio de septiembre a diciembre, hasta que salieran las adjudicaciones definitivas para los próximos dos años y sus posibles prórrogas. «Además de crear confusión a los escolares y a sus familias, ya que muchas rutas iniciarán el curso 21-22 con una empresa y a mitad del curso es posible que las operen otras empresas diferentes, va a crear incertidumbre a las empresas que tendrán que posponer sus inversiones y sus plantillas hasta el concurso definitivo y molestias innecesarias a los usuarios».

En las nuevas licitaciones prima sobremanera la cuestión económica para las empresas operadoras, obligándolas a contratar personal a horas sueltas y promoviendo el empleo-basura. Entramos en un círculo de pobreza que jamás sacará a nuestra autonomía del subdesarrollo.

Tampoco se prima la sostenibilidad ambiental ni se valora la adaptación de los vehículos a las nuevas exigencias COVID así como la formación de los profesionales, entre otras cuestiones. Todo parte de una licitaciones que son auténticas subastas a la baja, para ahorrar costes y dejar a las empresas al borde de las pérdidas económicas y de puestos de trabajo, ¿Cómo se arriesga un empresario a renovar flota con un concurso de cuatro meses«, señala Manuel Gutiérrez, presidente de ATEDIBUS.

Los profesionales aseguran que la clave es diseñar unas licitaciones que se basen en criterios de calidad, como la renovación de flota, la seguridad de los vehículos, la formación de los profesionales y, en estos tiempos de pandemia, buscar protocolos de seguridad. Actualmente, los criterios que se buscan desde la administración son básicamente económicos, y esto sólo causa perjuicio al servicio, y pérdidas económicas en las empresas.

Los vehículos destinados a rutas escolares públicas no han recibido ninguna ayuda para la limpieza COVID en el curso pasado, cuando ya el TARJA, el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales, advertía de la necesidad de incluir una partida para estas situaciones. La media de coste de limpieza por autobús supone unos 20 €/día y «ahora en el concurso puente valoran una cantidad de 0,80 céntimos por día para limpieza COVID, es realmente irrisorio. Productos, maquinaria, personal, todo ha sido asumido por las empresas del transporte para ofrecer calidad en los traslados y dar seguridad en esta pandemia y ahora cogen y solo valoran este esfuerzo en unos pocos de céntimos, una auténtica vergüenza».

Desde Atedibus se ha calculado en más de 5 millones de euros la deuda que la Junta de Andalucía debe a las empresas de transporte en la provincia de Sevilla, entre las indemnizaciones por la suspensión del curso 2019-2020; más los gastos de limpieza y desinfección COVID del presente curso 2020-2021.

Deja un comentario