MAS abrirá un supermercado en el antiguo local de Concesur de la calle Arjona

Uno de los edificios emblemáticos del entorno del Paseo de Colón se dispone a cambiar de inquilino. El concesionario Mercedes-Benz del grupo Concesur ha concluido este mes su contrato de alquiler en el que fue el antiguo Real Almacén de Maderas de Segura, en la calle Arjona, y ha decidido no renovar su presencia en este inmueble para reforzar sus instalaciones en Kansas City. Tomará el relevo la compañía sevillana Grupo MAS, que ya está tramitando los permisos para instalar un gran supermercado en este espacio, que supera los 1.200 metros cuadrados. La operación ha sido asesorada por la firma inmobiliaria Bacaf Real Estate.

Tal como han señalado fuentes de MAS, el objetivo de esta empresa de distribución es realizar un proyecto plenamente respetuoso con el entorno y preservar el valor patrimonial del edificio, tal como ya han hecho en otros proyectos en centros históricos de ciudades andaluzas (el último de ellos en la Plaza del Museo de Málaga). Si se cumplen sus previsiones, la apertura del nuevo supermercado se realizará en la próxima primavera.

El establecimiento de MAS se ubica así en uno de los edificios industriales con más solera del Puerto de Sevilla. Construido en 1735 como Real Almacén de Maderas de Segura, este espacio servía para el almacenamiento y la venta de maderas que llegaban a través del río desde los pinares de la Sierra del Segura, y que se utilizaron en las Reales Atarazanas como material de construcción de embarcaciones. Un grupo de segureños navegaban a lo largo de 500 kilómetros sobre los mismos troncos, que se disponían a modo de balsas, entre los meses de febrero y agosto.

Este trasiego de maderas se gestionó con una empresa pública, el denominado Real Negociado, y prolongó su actividad hasta 1817. Inicialmente las primeras partidas de madera se adquirieron para la edificación de la Fábrica de Tabacos (que comenzó en 1728), pero la venta de las partidas que sobraron fue un gran negocio muy rentable, de ahí que la Secretaría de Hacienda organizara este comercio, para lo que chocó habitualmente con el de Marina (que también exigió esta materia prima para proveer a sus flotas). El Real Negociado contrató hacheros, pineros y carreteros para organizar la logística de este negocio, que tuvo un impacto severo en los bosques de la Sierra de Segura.

Declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de ‘Monumento’ el 29 de junio de 1985, junto con la Plaza de Toros y la cárcel (actual Mercado del Arenal), aparece en el plano de Olavide de 1771 (el primer plano moderno y de conjunto de Sevilla) como una de las construcciones más antiguas que se edificaron fuera de las murallas de la ciudad en la zona próxima al río Guadalquivir.

El aspecto actual del edificio data de 1958, cuando el arquitecto sevillano Alberto Balbontín realizó una ampliación elevando dos plantas de viviendas sobre el edificio existente, con lo que el inmueble —que pertenece íntegramente a una familia sevillana— pasó a tener tres plantas. Balbontín respetó la fachada original, representativa de la arquitectura industrial del barroco sevillano. Antes de la llegada de Concesur, este inmuble acogió los
aparcamientos de los autobuses de la empresa de transporte de pasajeros Damas.

Entre las calles Reyes Católicos y el Paseo de Colón se ha registrado un intenso movimiento en los últimos años. A escasos metros, en la antigua sede de la Asociación Sevillana de Caridad (un edificio de 1914 diseñado por Aníbal González), abrirá esta semana un nuevo restaurante promovido por el grupo Batuta. A su vez, en el edificio que hace esquina entre el Paseo de Colón y Reyes Católicos se está promoviendo un hotel de cinco estrellas.Uno de los edificios emblemáticos del entorno del Paseo de Colón se dispone a cambiar de inquilino. El concesionario Mercedes-Benz del grupo Concesur ha concluido este mes su contrato de alquiler en el que fue el antiguo Real Almacén de Maderas de Segura, en la calle Arjona, y ha decidido no renovar su presencia en este inmueble para reforzar sus instalaciones en Kansas City. Tomará el relevo la compañía sevillana Grupo MAS, que ya está tramitando los permisos para instalar un gran supermercado en este espacio, que supera los 1.200 metros cuadrados. La operación ha sido asesorada por la firma inmobiliaria Bacaf Real Estate.

Tal como han señalado fuentes de MAS, el objetivo de esta empresa de distribución es realizar un proyecto plenamente respetuoso con el entorno y preservar el valor patrimonial del edificio, tal como ya han hecho en otros proyectos en centros históricos de ciudades andaluzas (el último de ellos en la Plaza del Museo de Málaga). Si se cumplen sus previsiones, la apertura del nuevo supermercado se realizará en la próxima primavera.

El establecimiento de MAS se ubica así en uno de los edificios industriales con más solera del Puerto de Sevilla. Construido en 1735 como Real Almacén de Maderas de Segura, este espacio servía para el almacenamiento y la venta de maderas que llegaban a través del río desde los pinares de la Sierra del Segura, y que se utilizaron en las Reales Atarazanas como material de construcción de embarcaciones. Un grupo de segureños navegaban a lo largo de 500 kilómetros sobre los mismos troncos, que se disponían a modo de balsas, entre los meses de febrero y agosto.

Este trasiego de maderas se gestionó con una empresa pública, el denominado Real Negociado, y prolongó su actividad hasta 1817. Inicialmente las primeras partidas de madera se adquirieron para la edificación de la Fábrica de Tabacos (que comenzó en 1728), pero la venta de las partidas que sobraron fue un gran negocio muy rentable, de ahí que la Secretaría de Hacienda organizara este comercio, para lo que chocó habitualmente con el de Marina (que también exigió esta materia prima para proveer a sus flotas). El Real Negociado contrató hacheros, pineros y carreteros para organizar la logística de este negocio, que tuvo un impacto severo en los bosques de la Sierra de Segura.

Declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de ‘Monumento’ el 29 de junio de 1985, junto con la Plaza de Toros y la cárcel (actual Mercado del Arenal), aparece en el plano de Olavide de 1771 (el primer plano moderno y de conjunto de Sevilla) como una de las construcciones más antiguas que se edificaron fuera de las murallas de la ciudad en la zona próxima al río Guadalquivir.

El aspecto actual del edificio data de 1958, cuando el arquitecto sevillano Alberto Balbontín realizó una ampliación elevando dos plantas de viviendas sobre el edificio existente, con lo que el inmueble —que pertenece íntegramente a una familia sevillana— pasó a tener tres plantas. Balbontín respetó la fachada original, representativa de la arquitectura industrial del barroco sevillano. Antes de la llegada de Concesur, este inmuble acogió los
aparcamientos de los autobuses de la empresa de transporte de pasajeros Damas.

Entre las calles Reyes Católicos y el Paseo de Colón se ha registrado un intenso movimiento en los últimos años. A escasos metros, en la antigua sede de la Asociación Sevillana de Caridad (un edificio de 1914 diseñado por Aníbal González), abrirá esta semana un nuevo restaurante promovido por el grupo Batuta. A su vez, en el edificio que hace esquina entre el Paseo de Colón y Reyes Católicos se está promoviendo un hotel de cinco estrellas.

Deja un comentario