Los viejos adoquines de Mateos Gago se mudan a una plazoleta del barrio de Santa Cruz

Los adoquines de Gerena que se retiraron en la reurbanización de la calle Mateos Gago el año pasado se están instalando en la plazuela Marqués de la Vega Inclán, un recoleto espacio triangular de carácter peatonal ubicado en la confluencia de las calles Fabiola y Ximénez de Enciso. Se trata de una de las decenas de actuaciones que la Gerencia de Urbanismo y Medio Ambiente ha puesto en marcha este último trimestre del año en el marco del nuevo contrato de conservación de pavimentos, que por primera vez incluye obras de mejora de mayor calado y complejidad que las habituales.

Con estas obras, solicitadas y coordinadas con el distrito Casco Antiguo, Urbanismo pretende solucionar los problemas de pavimentación que presentaba la plaza, que reflejaba un grave deterioro como consecuencia de la antigüedad de su anterior adoquinado y de la afección producida en el mismo por la introducción de la red de recogida neumática de residuos de Lipasam, hoy en desuso. Tras haber demolido ya el antiguo pavimento y haber tratado convenientemente el firme, la Gerencia de Urbanismo está colocando ya los nuevos adoquines, conforme a un diseño que combina encintados dispuestos a tizón y dos configuraciones, a la palma y a la soga. Además, se aprovecha para instalar el adoquinado que no fue reutilizado al cambiar el tipo de pavimento de Mateos Gago, lo que originó fuertes críticas.

La intervención comporta también mejoras en las condiciones del arbolado existente: un ciprés, para el que se está construyendo un nuevo parterre y, tres naranjos, para uno de los cuales se restituye un antiguo alcorque que fue eliminado para la instalación de la antigua red de R.S.U aludida. Estos nuevos elementos van a contribuir a que estos árboles tengan una mejor situación. Además, para posibilitar el abastecimiento de agua para el nuevo parterre, se ha ejecutado una nueva canalización soterrada desde la red de riego existente en el cruce de las calles Fabiola y Ximénez de Enciso.

Las obras, que acabarán a lo largo de este mes de diciembre, tienen un coste de 23.000 euros, cantidad que se financia con cargo al nuevo contrato de conservación de los espacios públicos que se ha reforzado desde el punto de vista presupuestario hasta los 10 millones de euros anuales, frente a los 4 que de los tres años inmediatamente anteriores. Para ello, los distritos municipales han transferido alrededor de un millón de euros al año para hacer frente a mejoras urbanísticas de calles y plazas como ésta del Marqués de la Vega Inclán.Los adoquines de Gerena que se retiraron en la reurbanización de la calle Mateos Gago el año pasado se están instalando en la plazuela Marqués de la Vega Inclán, un recoleto espacio triangular de carácter peatonal ubicado en la confluencia de las calles Fabiola y Ximénez de Enciso. Se trata de una de las decenas de actuaciones que la Gerencia de Urbanismo y Medio Ambiente ha puesto en marcha este último trimestre del año en el marco del nuevo contrato de conservación de pavimentos, que por primera vez incluye obras de mejora de mayor calado y complejidad que las habituales.

Con estas obras, solicitadas y coordinadas con el distrito Casco Antiguo, Urbanismo pretende solucionar los problemas de pavimentación que presentaba la plaza, que reflejaba un grave deterioro como consecuencia de la antigüedad de su anterior adoquinado y de la afección producida en el mismo por la introducción de la red de recogida neumática de residuos de Lipasam, hoy en desuso. Tras haber demolido ya el antiguo pavimento y haber tratado convenientemente el firme, la Gerencia de Urbanismo está colocando ya los nuevos adoquines, conforme a un diseño que combina encintados dispuestos a tizón y dos configuraciones, a la palma y a la soga. Además, se aprovecha para instalar el adoquinado que no fue reutilizado al cambiar el tipo de pavimento de Mateos Gago, lo que originó fuertes críticas.

La intervención comporta también mejoras en las condiciones del arbolado existente: un ciprés, para el que se está construyendo un nuevo parterre y, tres naranjos, para uno de los cuales se restituye un antiguo alcorque que fue eliminado para la instalación de la antigua red de R.S.U aludida. Estos nuevos elementos van a contribuir a que estos árboles tengan una mejor situación. Además, para posibilitar el abastecimiento de agua para el nuevo parterre, se ha ejecutado una nueva canalización soterrada desde la red de riego existente en el cruce de las calles Fabiola y Ximénez de Enciso.

Las obras, que acabarán a lo largo de este mes de diciembre, tienen un coste de 23.000 euros, cantidad que se financia con cargo al nuevo contrato de conservación de los espacios públicos que se ha reforzado desde el punto de vista presupuestario hasta los 10 millones de euros anuales, frente a los 4 que de los tres años inmediatamente anteriores. Para ello, los distritos municipales han transferido alrededor de un millón de euros al año para hacer frente a mejoras urbanísticas de calles y plazas como ésta del Marqués de la Vega Inclán.

Deja un comentario