Los bloques de la marihuana en el Polígono Norte de Sevilla

La calle Hermano Pablo es el lunar más oscuro del Polígono Norte. Un conjunto de viviendas, agrupadas en bloques de cuatro plantas, que se construyeron en los años 70 del siglo pasado y que hoy conforman una de las zonas peligrosas de la ciudad. Los trapicheos han colonizado sus aceras y la impunidad ha llegado a un punto que en los bloques se anuncia sin pudor la venta de drogas. Así lo ha descubierto la Policía Nacional recientemente en una operación llevada a cabo allí en busca de unos extorsionadores.

La Comisaría de la Macarena recibió semanas atrás la denuncia de una persona que decía haber sido víctima de la extorsión de un clan familiar que se dedica a la venta de drogas en el Polígono Norte. Les debía dinero y para que saldara su deuda, lo amenazaban y agredían, «llegando a retirarle la cartilla bancaria y su documento nacional de identidad» para vaciarle la cuenta cuando le entraba la pensión. Incluso llegaron a echarle de la vivienda en la que residía, detalla la Policía Nacional en un comunicado.

La víctima también les contó a los agentes que le habían exigido que se desplazara a la localidad cordobesa de Lucena para que convenciera a su madre de que renunciara al usufructo de una vivienda que tiene en la barriada de los Príncipes y entregara así el piso para pagar su deuda. En un domicilio de la calle Hermano Pablo lo mantuvieron encerrado hasta que logró escapar.

La Policía realizó una redada en el barrio y contabilizaron hasta doce viviendas, que ocupan dos bloques, con enganches ilegales. En dos de esos pisos donde tenían autorización judicial para acceder, hallaron 281 plantas de marihuana en proceso de secado. En uno de los bloques había un cartel anunciando la venta de bolsas de marihuana de 5 a 3 euros.

La Policía ha detenido a tres personas, dos hombres y una mujer. A dos de ellos los relaciona con la denuncia por extorsión, mientras que uno de los hombres fue encontrado en uno de los pisos que estaba siendo usado como invernadero de la marihuana.La calle Hermano Pablo es el lunar más oscuro del Polígono Norte. Un conjunto de viviendas, agrupadas en bloques de cuatro plantas, que se construyeron en los años 70 del siglo pasado y que hoy conforman una de las zonas peligrosas de la ciudad. Los trapicheos han colonizado sus aceras y la impunidad ha llegado a un punto que en los bloques se anuncia sin pudor la venta de drogas. Así lo ha descubierto la Policía Nacional recientemente en una operación llevada a cabo allí en busca de unos extorsionadores.

La Comisaría de la Macarena recibió semanas atrás la denuncia de una persona que decía haber sido víctima de la extorsión de un clan familiar que se dedica a la venta de drogas en el Polígono Norte. Les debía dinero y para que saldara su deuda, lo amenazaban y agredían, «llegando a retirarle la cartilla bancaria y su documento nacional de identidad» para vaciarle la cuenta cuando le entraba la pensión. Incluso llegaron a echarle de la vivienda en la que residía, detalla la Policía Nacional en un comunicado.

La víctima también les contó a los agentes que le habían exigido que se desplazara a la localidad cordobesa de Lucena para que convenciera a su madre de que renunciara al usufructo de una vivienda que tiene en la barriada de los Príncipes y entregara así el piso para pagar su deuda. En un domicilio de la calle Hermano Pablo lo mantuvieron encerrado hasta que logró escapar.

La Policía realizó una redada en el barrio y contabilizaron hasta doce viviendas, que ocupan dos bloques, con enganches ilegales. En dos de esos pisos donde tenían autorización judicial para acceder, hallaron 281 plantas de marihuana en proceso de secado. En uno de los bloques había un cartel anunciando la venta de bolsas de marihuana de 5 a 3 euros.

La Policía ha detenido a tres personas, dos hombres y una mujer. A dos de ellos los relaciona con la denuncia por extorsión, mientras que uno de los hombres fue encontrado en uno de los pisos que estaba siendo usado como invernadero de la marihuana.

Deja un comentario