«La ciberguerra será la primera batalla que habrá que ganar»

El teniente general jefe de la Fuerza Terrestre, José Rodríguez García, pronunció ayer en el Salón del Almirante del Real Alcázar la conferencia magistral que celebra anualmente la Orden de Caballeros de San Clemente y San Fernando, acto en el que le fue impuesta la Medalla de Honor de la Orden. Tras las palabras de bienvenida del presidente-regidor de la Orden, Antonio María González-Pacheco, fue el canciller de la Orden, Juan Muñoz, quien explicó el desarrollo del acto, que incluyó la conferencia ‘La Fuerza Terrestre: presente y futuro. Horizonte 2035’.

El presidente-regidor de la Orden fue el encargado de presentar al conferenciante y apuntar que cada año esta conferencia recupera la figura de Joaquín Romero Murube, antes de destacar del teniente general «que tiene la sabiduría de saber rodearse, como hizo en su día Fernando III». «Tiene un gran espíritu de servicio», así como «la elegancia de nunca quejarse, siempre apoyando el lado positivo de los acontecimientos y de la vida como resultado de una gran dedicación». «Gracias a las Fuerzas Armadas nos garantizáis la libertad, la justicia y el desarrollo», dijo.

Durante su conferencia, el teniente general habló «de la Fuerza Terrestre, de lo que somos, de lo que queremos ser, de lo que hacemos y del futuro prometedor que nos espera». Explicó lo que es la Fuerza Terrestre y lo que hacen en la actualidad, «de dónde venimos y por qué somos lo que somos y cómo va a ser o como queremos que sea nuestro proyecto, un proyecto ilusionante dentro del Ejército de Tierra como es el proyecto Fuerza 2035 o Ejército de Tierra 2035».

Un Ejército para el siglo XXI
Bajo el título ‘Un Ejército para el siglo XXI: organización orientada a la misión’, señaló los tipos de operaciones permanentes y de reacción, la organización del Ministerio de Defensa y la estructura orgánica del Ejército. Recordó cómo el objetivo de la Fuerza Terrestre es «prepararse para constituir de forma rápida y eficaz, estructuras operativas terrestres para la realización de operaciones militares» antes de explicar el despliegue de la Fuerza Terrestre, divisiones, misiones en el exterior desde 1989 y los distintos tipos de operaciones, como los deLíbano, Mali, Turquía, Irak o Letonia, así como los compromisos internacionales actuales. Se paró en destacar la Operación Balmis, cuyo resultado es «motivo de orgullo» para todos, así como el temporal Filomena o la Misión Baluarte, en la que se han desplegado secciones de los tres Ejércitos, «con más de 6 millones de llamadas» desde el 1 de octubre de 2020 hasta hoy. «Hemos tenido un máximo de 2.400 rastreadores activados y disponibilidad de hasta 5000» trabajando con de la mano con rastreadores civiles o desde los acuartelamientos.

Sobre el Horizonte 2035, puso de manifiesto el regreso a un mundo bipolar (USA y China), con ciudades superpobladas costeras y guerras híbridas (físico y virtual). En cuanto a la evolución, «La ciberguerra será la primera guerra que habrá que ganar, ningún Ejército moderno combatirá sin haber resuelto favorablemente sus dimensiones cibernéticas», la importancia de las redes y las decisiones y logística (Big data, inteligencia artificial y robótica).

«Junto a la tecnología, el otro gran pilar de la Fuerza 35 sigue siendo la persona, el militar, como principal elemento de la Fuerza. Tenemos un compromiso ético, único, que no podemos olvidar y es que si es preciso damos la vida por nuestra Patria», concluyó antes de recibir la Medalla de Honor de la Orden.

El general director de Enseñanza del Ejército del Aire, Enrique Jesús Biosca, el presidente-regidor de la Orden, Antonio María González-Pacheco, y el teniente general jefe de la Fuerza Terrestre, José Rodríguez García, durante el acto de ayer – Raúl Doblado
Conferencias magistrales desde 2009
En los últimos años precedieron en esta cátedra clementina fernandina al Futer, el Embajador de España ante la Santa Sede, el cardenal emérito de Sevilla, el almirante de la Flota, tenientes generales, general de Enseñanza, el director del ABC, el general de la Guardia Civil de la IV Zona, el presidente de la Audiencia Provincial o el rector de la Universidad Hispalense. José Rodríguez García (Madrid, 1959) ingresó en el Ejército de Tierra (1976) y pertenece a la 37 promoción de la Academia General Militar.

Entre sus múltiples recompensas destaca la Gran Cruz al Mérito Militar con distintivo blanco, Gran Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, seis cruces al Mérito Militar con distintivo blanco, Medalla conmemorativa francesa, Medalla con fraternidad militar de la República Argentina, Cruz de Plata de la Orden del Mérito de la Guardia Civil, Medalla de la Otan antigua Yugoslavia, Gran Cruz de la Orden del Mérito Policial y recientemente le fue concedida la Cruz al Mérito de la Policía local de Sevilla.El teniente general jefe de la Fuerza Terrestre, José Rodríguez García, pronunció ayer en el Salón del Almirante del Real Alcázar la conferencia magistral que celebra anualmente la Orden de Caballeros de San Clemente y San Fernando, acto en el que le fue impuesta la Medalla de Honor de la Orden. Tras las palabras de bienvenida del presidente-regidor de la Orden, Antonio María González-Pacheco, fue el canciller de la Orden, Juan Muñoz, quien explicó el desarrollo del acto, que incluyó la conferencia ‘La Fuerza Terrestre: presente y futuro. Horizonte 2035’.

El presidente-regidor de la Orden fue el encargado de presentar al conferenciante y apuntar que cada año esta conferencia recupera la figura de Joaquín Romero Murube, antes de destacar del teniente general «que tiene la sabiduría de saber rodearse, como hizo en su día Fernando III». «Tiene un gran espíritu de servicio», así como «la elegancia de nunca quejarse, siempre apoyando el lado positivo de los acontecimientos y de la vida como resultado de una gran dedicación». «Gracias a las Fuerzas Armadas nos garantizáis la libertad, la justicia y el desarrollo», dijo.

Durante su conferencia, el teniente general habló «de la Fuerza Terrestre, de lo que somos, de lo que queremos ser, de lo que hacemos y del futuro prometedor que nos espera». Explicó lo que es la Fuerza Terrestre y lo que hacen en la actualidad, «de dónde venimos y por qué somos lo que somos y cómo va a ser o como queremos que sea nuestro proyecto, un proyecto ilusionante dentro del Ejército de Tierra como es el proyecto Fuerza 2035 o Ejército de Tierra 2035».

Un Ejército para el siglo XXI
Bajo el título ‘Un Ejército para el siglo XXI: organización orientada a la misión’, señaló los tipos de operaciones permanentes y de reacción, la organización del Ministerio de Defensa y la estructura orgánica del Ejército. Recordó cómo el objetivo de la Fuerza Terrestre es «prepararse para constituir de forma rápida y eficaz, estructuras operativas terrestres para la realización de operaciones militares» antes de explicar el despliegue de la Fuerza Terrestre, divisiones, misiones en el exterior desde 1989 y los distintos tipos de operaciones, como los deLíbano, Mali, Turquía, Irak o Letonia, así como los compromisos internacionales actuales. Se paró en destacar la Operación Balmis, cuyo resultado es «motivo de orgullo» para todos, así como el temporal Filomena o la Misión Baluarte, en la que se han desplegado secciones de los tres Ejércitos, «con más de 6 millones de llamadas» desde el 1 de octubre de 2020 hasta hoy. «Hemos tenido un máximo de 2.400 rastreadores activados y disponibilidad de hasta 5000» trabajando con de la mano con rastreadores civiles o desde los acuartelamientos.

Sobre el Horizonte 2035, puso de manifiesto el regreso a un mundo bipolar (USA y China), con ciudades superpobladas costeras y guerras híbridas (físico y virtual). En cuanto a la evolución, «La ciberguerra será la primera guerra que habrá que ganar, ningún Ejército moderno combatirá sin haber resuelto favorablemente sus dimensiones cibernéticas», la importancia de las redes y las decisiones y logística (Big data, inteligencia artificial y robótica).

«Junto a la tecnología, el otro gran pilar de la Fuerza 35 sigue siendo la persona, el militar, como principal elemento de la Fuerza. Tenemos un compromiso ético, único, que no podemos olvidar y es que si es preciso damos la vida por nuestra Patria», concluyó antes de recibir la Medalla de Honor de la Orden.

El general director de Enseñanza del Ejército del Aire, Enrique Jesús Biosca, el presidente-regidor de la Orden, Antonio María González-Pacheco, y el teniente general jefe de la Fuerza Terrestre, José Rodríguez García, durante el acto de ayer – Raúl Doblado
Conferencias magistrales desde 2009
En los últimos años precedieron en esta cátedra clementina fernandina al Futer, el Embajador de España ante la Santa Sede, el cardenal emérito de Sevilla, el almirante de la Flota, tenientes generales, general de Enseñanza, el director del ABC, el general de la Guardia Civil de la IV Zona, el presidente de la Audiencia Provincial o el rector de la Universidad Hispalense. José Rodríguez García (Madrid, 1959) ingresó en el Ejército de Tierra (1976) y pertenece a la 37 promoción de la Academia General Militar.

Entre sus múltiples recompensas destaca la Gran Cruz al Mérito Militar con distintivo blanco, Gran Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, seis cruces al Mérito Militar con distintivo blanco, Medalla conmemorativa francesa, Medalla con fraternidad militar de la República Argentina, Cruz de Plata de la Orden del Mérito de la Guardia Civil, Medalla de la Otan antigua Yugoslavia, Gran Cruz de la Orden del Mérito Policial y recientemente le fue concedida la Cruz al Mérito de la Policía local de Sevilla.

Deja un comentario