Fernando Mellet suma dos años más de cárcel por la ilegal adjudicación de la guardería de Mercasevilla

La Audiencia de Sevilla ha vuelto a sentar en el banquillo de los acusados a Fernando Mellet, director gerente de Mercasevilla desde 2002 hasta 2009. En esta ocasión lo ha hecho por su gestión del contrato de adjudicación de la guardería de la lonja, lo que llevó a la Fiscalía y a la acusación particular a imputarle delitos de prevaricación y malversación. Se enfrentaba a cuatro años de cárcel, aunque un acuerdo entre su defensa y las otras partes le he llevado a una condena final con una pena inferior: dos años de prisión.

El presidente del tribunal, el magistrado José Manuel Holgado, atendiendo a los términos del acuerdo de conformidad alcanzado entre el fiscal, el abogado de Mercasevilla y el letrado de Mellet, le ha preguntado a éste si se mostraba conforme. «Plenamente conforme», ha respondido el acusado.

Por ello, a la espera de dictar la sentencia por escrito, el tribunal ha leído el fallo y lo ha declarado firme: seis años de inhabilitación absoluta por el delito de prevaricación; dos años de cárcel y seis de inhabilitación por el delito de malversación. En ambos delitos se aprecian dos atenuantes, reparación del daño (Mellet ha abonado ya 6.000 euros en concepto de indemnización) y dilaciones indebidas (el juicio llega más de quince años después de los hechos).

Además, la Sección Tercera de la Audiencia de Sevilla condena a Mellet a indemnizar a Mercasevilla en 150.251 euros, cantidad a la que habrá que descontar los seis mil euros ya aportados.

Mellet, antes de dar por concluida la vista oral, ha solicitado al tribunal un turno de palabra para reiterar que acata la sentencia «concientemente», al tiempo que ha pedido perdón disculpas al tribunal, a la Fiscalía y a Mercasevilla. «Haré todo el esfuerzo que esté en mi mano para reparar el daño. He tenido que vender mi casa para hacer frente a otros pagos y haré todo lo indecible para reparar el daño lo antes posible», ha añadido el acusado, concluyendo su intervención admitiendo que es «consciente de los errores que ha cometido».

La de este jueves no era la primera cita de Mellet con la Justicia. En noviembre de 2012 fue condenado por la Audiencia de Sevilla a 21 meses de inhabilitación y al pago de una multa de 600.000 euros por un delito de cohecho tras intentar sobornar a los empresarios del Grupo La Raza solicitándoles una mordida de 450.000 euros a cambio de darles la gestión de una Escuela de Hostelería en el mercado subvencionada por la Junta de Andalucía. Aún tiene por delante el abono de la multa, cuyo impago estuvo a punto de llevarlo a la cárcel en la primavera de 2019.

Casi cinco años más tarde fue absuelto por un juzgado de lo Penal de Sevilla, junto al que fuera primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Sevilla, Antonio Rodrigo Toriijos (IU), y a siete acusados más, en la causa de la venta de suelos de Mercasevilla en 2006. En enero de 2019 volvió a la Audiencia, que le condenó por segunda vez. Le imponía dos años de cárcel por malversación en la concesión por parte de Mercasevilla de una beca a la hija del que fuera presidente de la Asociación de Mayoristas de Pescados de la lonja. Y aún le queda un capítulo pendiente por
el ERE de Mercasevilla, donde la Fiscalía le pide siete años de cárcel.

La adjudicación de «Bolitas»
Mellet tenía como director gerente que dar cuenta de todas las operaciones y actos de disposición de hasta 60.000 euros a la comisión ejecutiva de Mercasevilla para que este órgano ratificara dichas actuaciones. Sin embargo, el 7 de febrero de 2004, Mellet firmó un contrato, sin respetar los requisitos exigidos para la contratación del sector público antes señalados, con una representante de Gestión Mohefa para la explotación por parte de dicha empresa de la escuela infantil del mercado sevillano, que se iba a llamar «Bolitas».

Dicha empresa debía abonar en concepto de concesión 78.131,57 euros y un pago anual de 15.025 euros durante la duración del contrato, que abarcaba desde marzo de ese mismo año hasta el 31 de diciembre de 2021. Dicho servicio de guardería estaría integrado en la Unidad Alimentaria de Mercasevilla con el objetivo de facilitar la conciliación familiar del personal.

El 8 de marzo la comisión ejecutiva acordó que no procedía la externalización de la explotación de la escuela infantil. Incluso, pasados unos días dicha comisión acuerda que la gestión de la escuela se lleve a cabo a cargo de Mercasevilla. Sin embargo, en ambas reuniones, Mellet no informó que había firmado un precontrato con Mohefa. Sólo comentó que el coste de la escuela iba a ser sólo de unos 7.000 euros y que se habían obtenido subvenciones.

La decisión de la comisión hacía imposible la ejecución del precontrato firmado por Mellet «excediéndose de sus funciones y de los límites monetarios establecidos para disponer de fondos». Esto llevó a la empresa Gestión Mohefa a demandar por la vía civil a Mercasevilla, que fue condenada por el Juzgado de Primera Instancia número 12 de Sevilla a cumplir con el precontrato y las condiciones pactadas.

Pero Mercasevilla tampoco podía cumplir la sentencia, por lo que en diciembre de 2005 Mellet firmó con la representante de la empresa un acuedo mediante el que se fijaba una indemnización a dicha mercantil de 150.251 euros y ello pese a que el procedimiento civil podría haber terminado con una indeminización en torno a los 20.000 euros a favor de dicha empresa.

El dinero fue abonado con fondos de Mercasevilla entre enero y marzo de 2006. Después se firmó otro documento para reclamar a una aseguradora la indemnización abonada a Mohefa como si se hubiese tratado de un siniestro. La compañía de seguros lo rechazó.

Mellet «nunca dio cuenta ni del precontrato, ni de la indeminización acordada, al consejo de administración o a la comisión ejecutiva de Mercasevilla, excediéndose de sus funciones».La Audiencia de Sevilla ha vuelto a sentar en el banquillo de los acusados a Fernando Mellet, director gerente de Mercasevilla desde 2002 hasta 2009. En esta ocasión lo ha hecho por su gestión del contrato de adjudicación de la guardería de la lonja, lo que llevó a la Fiscalía y a la acusación particular a imputarle delitos de prevaricación y malversación. Se enfrentaba a cuatro años de cárcel, aunque un acuerdo entre su defensa y las otras partes le he llevado a una condena final con una pena inferior: dos años de prisión.

El presidente del tribunal, el magistrado José Manuel Holgado, atendiendo a los términos del acuerdo de conformidad alcanzado entre el fiscal, el abogado de Mercasevilla y el letrado de Mellet, le ha preguntado a éste si se mostraba conforme. «Plenamente conforme», ha respondido el acusado.

Por ello, a la espera de dictar la sentencia por escrito, el tribunal ha leído el fallo y lo ha declarado firme: seis años de inhabilitación absoluta por el delito de prevaricación; dos años de cárcel y seis de inhabilitación por el delito de malversación. En ambos delitos se aprecian dos atenuantes, reparación del daño (Mellet ha abonado ya 6.000 euros en concepto de indemnización) y dilaciones indebidas (el juicio llega más de quince años después de los hechos).

Además, la Sección Tercera de la Audiencia de Sevilla condena a Mellet a indemnizar a Mercasevilla en 150.251 euros, cantidad a la que habrá que descontar los seis mil euros ya aportados.

Mellet, antes de dar por concluida la vista oral, ha solicitado al tribunal un turno de palabra para reiterar que acata la sentencia «concientemente», al tiempo que ha pedido perdón disculpas al tribunal, a la Fiscalía y a Mercasevilla. «Haré todo el esfuerzo que esté en mi mano para reparar el daño. He tenido que vender mi casa para hacer frente a otros pagos y haré todo lo indecible para reparar el daño lo antes posible», ha añadido el acusado, concluyendo su intervención admitiendo que es «consciente de los errores que ha cometido».

La de este jueves no era la primera cita de Mellet con la Justicia. En noviembre de 2012 fue condenado por la Audiencia de Sevilla a 21 meses de inhabilitación y al pago de una multa de 600.000 euros por un delito de cohecho tras intentar sobornar a los empresarios del Grupo La Raza solicitándoles una mordida de 450.000 euros a cambio de darles la gestión de una Escuela de Hostelería en el mercado subvencionada por la Junta de Andalucía. Aún tiene por delante el abono de la multa, cuyo impago estuvo a punto de llevarlo a la cárcel en la primavera de 2019.

Casi cinco años más tarde fue absuelto por un juzgado de lo Penal de Sevilla, junto al que fuera primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Sevilla, Antonio Rodrigo Toriijos (IU), y a siete acusados más, en la causa de la venta de suelos de Mercasevilla en 2006. En enero de 2019 volvió a la Audiencia, que le condenó por segunda vez. Le imponía dos años de cárcel por malversación en la concesión por parte de Mercasevilla de una beca a la hija del que fuera presidente de la Asociación de Mayoristas de Pescados de la lonja. Y aún le queda un capítulo pendiente por
el ERE de Mercasevilla, donde la Fiscalía le pide siete años de cárcel.

La adjudicación de «Bolitas»
Mellet tenía como director gerente que dar cuenta de todas las operaciones y actos de disposición de hasta 60.000 euros a la comisión ejecutiva de Mercasevilla para que este órgano ratificara dichas actuaciones. Sin embargo, el 7 de febrero de 2004, Mellet firmó un contrato, sin respetar los requisitos exigidos para la contratación del sector público antes señalados, con una representante de Gestión Mohefa para la explotación por parte de dicha empresa de la escuela infantil del mercado sevillano, que se iba a llamar «Bolitas».

Dicha empresa debía abonar en concepto de concesión 78.131,57 euros y un pago anual de 15.025 euros durante la duración del contrato, que abarcaba desde marzo de ese mismo año hasta el 31 de diciembre de 2021. Dicho servicio de guardería estaría integrado en la Unidad Alimentaria de Mercasevilla con el objetivo de facilitar la conciliación familiar del personal.

El 8 de marzo la comisión ejecutiva acordó que no procedía la externalización de la explotación de la escuela infantil. Incluso, pasados unos días dicha comisión acuerda que la gestión de la escuela se lleve a cabo a cargo de Mercasevilla. Sin embargo, en ambas reuniones, Mellet no informó que había firmado un precontrato con Mohefa. Sólo comentó que el coste de la escuela iba a ser sólo de unos 7.000 euros y que se habían obtenido subvenciones.

La decisión de la comisión hacía imposible la ejecución del precontrato firmado por Mellet «excediéndose de sus funciones y de los límites monetarios establecidos para disponer de fondos». Esto llevó a la empresa Gestión Mohefa a demandar por la vía civil a Mercasevilla, que fue condenada por el Juzgado de Primera Instancia número 12 de Sevilla a cumplir con el precontrato y las condiciones pactadas.

Pero Mercasevilla tampoco podía cumplir la sentencia, por lo que en diciembre de 2005 Mellet firmó con la representante de la empresa un acuedo mediante el que se fijaba una indemnización a dicha mercantil de 150.251 euros y ello pese a que el procedimiento civil podría haber terminado con una indeminización en torno a los 20.000 euros a favor de dicha empresa.

El dinero fue abonado con fondos de Mercasevilla entre enero y marzo de 2006. Después se firmó otro documento para reclamar a una aseguradora la indemnización abonada a Mohefa como si se hubiese tratado de un siniestro. La compañía de seguros lo rechazó.

Mellet «nunca dio cuenta ni del precontrato, ni de la indeminización acordada, al consejo de administración o a la comisión ejecutiva de Mercasevilla, excediéndose de sus funciones».

Deja un comentario