Fede G. Patanchón: con el paso siempre cambiado

En un desfile militar hubiera dado el cante porque lo suyo siempre fue ir con el paso cambiando. A primera vista podía parecer eso. Quizás porque había razones para pensar, como pensaron en su casa, que el niño era un caso perdido: mal estudiante, con algunas expulsiones colegiales en su currículo, cazando nubes la mayoría del tiempo y con una irresistible inclinación a vivir lo que vivieron los pintores de la bohemia de la Montparnasse impresionista. Fede Patanchón, con antecedentes bodegueros franceses que descubrieron en el Condado onubense una vía de escape de la filoxera que arrasó los viñedos de Burdeos, quería ser bohemio y artista. En sus primeros intentos se quedó en jipi y en pintor de la calle…. Ver MásEn un desfile militar hubiera dado el cante porque lo suyo siempre fue ir con el paso cambiando. A primera vista podía parecer eso. Quizás porque había razones para pensar, como pensaron en su casa, que el niño era un caso perdido: mal estudiante, con algunas expulsiones colegiales en su currículo, cazando nubes la mayoría del tiempo y con una irresistible inclinación a vivir lo que vivieron los pintores de la bohemia de la Montparnasse impresionista. Fede Patanchón, con antecedentes bodegueros franceses que descubrieron en el Condado onubense una vía de escape de la filoxera que arrasó los viñedos de Burdeos, quería ser bohemio y artista. En sus primeros intentos se quedó en jipi y en pintor de la calle…. Ver Más

Deja un comentario