El plan de turismo sostenible de la Junta de Andalucía, un aliado para la recuperación

Reducir la estacionalidad en el turismo, aumentar la tasa de empleo, elevar el gasto medio de los viajeros que visitan Andalucía y cohesionar el territorio son parte de los objetivos del Plan general de Turismo Sostenible de la Junta, el llamado Plan Meta, que contribuirá a impulsar una de las principales palancas económicas de la región. El turismo, antes de la pandemia, representaba el 13 por ciento del PIB regional y ese es el objetivo a corto plazo, como señaló ayer el secretario general para el Turismo, Manuel Muñoz Gutiérrez, que cerró la jornada Southern Tourism Meeting que se celebró en la Galería de ABC.

El plan prevé destinar 717 millones de euros para su desarrollo entre 2021 y 2027. De este dinero, la Consejería de Turismo aportará 546,7 millones (280 de fondos propios y 266 de Fondos Europeos) y el resto de consejerías de la Junta incorporarán los 170 millones restantes. Con esta planificación se pretenden sentar las bases de futuro de esta actividad fundamental. «La sostenibilidad es clave y si Andalucía es uno de los destino más importantes de España, tenemos que medir cómo trabajar de manera sostenible para mantenernos en esa posición», señaló Muñoz.

El secretario general de Turismo compartió la manera en la que se gestó esta estrategia en la que se comenzó a trabajar antes de la pandemia y que luego se ha adaptado a las nuevas necesidades. «Es un plan con una colaboración importante pública y privada en el que se han involucrado más de 300 personas de distintos sitios a lo largo de este año y medio y también lo hemos sometido a un grupo de expertos para su consolidación». Entre ellos están expertos de Turespaña, de las universidades andaluzas y de las empresas más relevantes del sector turístico.

La finalidad de este plan es la mejora de la gestión socioeconómica de esta actividad a través del desarrollo de instrumentos, programas y proyectos. Algunos de los objetivos claves de este plan son aumentar la contribución del turismo a la economía andaluza, mejorando los ingresos por turista un 3 por ciento como media anual acumulativa (hasta un 18 por ciento al final de 2027), y generar un empleo de calidad e incrementar en un 2,5 por ciento la media anual acumulativa de personal ocupado. También propone elevar más allá del 80 por ciento la tasa de turistas satisfechos o muy satisfechos con el destino Andalucía, optimizar el proceso de adaptación y transformación tecnológica, especialmente en zonas rurales y de interior, así como reducir la estacionalidad a menos del 2 por ciento cada año, y mejorar la distribución territorial de los flujos turísticos e impulsar la sostenibilidad de la industria turística.Reducir la estacionalidad en el turismo, aumentar la tasa de empleo, elevar el gasto medio de los viajeros que visitan Andalucía y cohesionar el territorio son parte de los objetivos del Plan general de Turismo Sostenible de la Junta, el llamado Plan Meta, que contribuirá a impulsar una de las principales palancas económicas de la región. El turismo, antes de la pandemia, representaba el 13 por ciento del PIB regional y ese es el objetivo a corto plazo, como señaló ayer el secretario general para el Turismo, Manuel Muñoz Gutiérrez, que cerró la jornada Southern Tourism Meeting que se celebró en la Galería de ABC.

El plan prevé destinar 717 millones de euros para su desarrollo entre 2021 y 2027. De este dinero, la Consejería de Turismo aportará 546,7 millones (280 de fondos propios y 266 de Fondos Europeos) y el resto de consejerías de la Junta incorporarán los 170 millones restantes. Con esta planificación se pretenden sentar las bases de futuro de esta actividad fundamental. «La sostenibilidad es clave y si Andalucía es uno de los destino más importantes de España, tenemos que medir cómo trabajar de manera sostenible para mantenernos en esa posición», señaló Muñoz.

El secretario general de Turismo compartió la manera en la que se gestó esta estrategia en la que se comenzó a trabajar antes de la pandemia y que luego se ha adaptado a las nuevas necesidades. «Es un plan con una colaboración importante pública y privada en el que se han involucrado más de 300 personas de distintos sitios a lo largo de este año y medio y también lo hemos sometido a un grupo de expertos para su consolidación». Entre ellos están expertos de Turespaña, de las universidades andaluzas y de las empresas más relevantes del sector turístico.

La finalidad de este plan es la mejora de la gestión socioeconómica de esta actividad a través del desarrollo de instrumentos, programas y proyectos. Algunos de los objetivos claves de este plan son aumentar la contribución del turismo a la economía andaluza, mejorando los ingresos por turista un 3 por ciento como media anual acumulativa (hasta un 18 por ciento al final de 2027), y generar un empleo de calidad e incrementar en un 2,5 por ciento la media anual acumulativa de personal ocupado. También propone elevar más allá del 80 por ciento la tasa de turistas satisfechos o muy satisfechos con el destino Andalucía, optimizar el proceso de adaptación y transformación tecnológica, especialmente en zonas rurales y de interior, así como reducir la estacionalidad a menos del 2 por ciento cada año, y mejorar la distribución territorial de los flujos turísticos e impulsar la sostenibilidad de la industria turística.

Deja un comentario