El magistrado Juan Márquez asume el cargo de presidente en funciones de la Audiencia de Sevilla

La presidencia de la Audiencia Provincial de Sevilla ha entrado desde este lunes en una situación de provisionalidad. Ayer domingo Damián Álvarez cumplió 72 años y por razones de edad cesó en su cargo como presidente. Desde hoy el magistrado Juan Márquez Romero ha asumido el cargo en funciones al tratarse del presidente de sección más antiguo de la Audiencia. Es el presidente de la Sección Quinta (civil).

Esta situación es consecuencia directa de la falta de acuerdo entre los dos grandes partidos, PSOE y PP, para la renovación del Consejo General del Poder Judicial y de la reforma exprés impulsada por el Gobierno central y aprobada por las Cortes la pasada primavera por la que se le quitaba competencias al gobierno de los jueces para la renovación de los cargos discrecionales.

Los cargos discrecionales que no pueden ser renovados son los correspondientes a presidentes de Sala y magistrados del Tribunal Supremo, presidente de la Audiencia Nacional, presidentes de Sala de dicho órgano, presidentes de Tribunales Superiores de Justicia, como es el caso de Andalucía, presidentes de Sala de estos organismos y presidentes de Audiencias Provinciales. Además del caso de la Audiencia de Sevilla, también está el del presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), Lorenzo del Río, que se mantiene en el cargo en funciones.

Este panorama de bloqueo y de no renovación de los cargos podría llevar a la paralización de la Justicia. Un informe del CGPJ advierte de que si esta situación se prolonga en el tiempo podría implicar que se dicten aproximadamente 1.000 sentencias menos al año entre todas las salas afectadas. El órgano de gobierno de los jueces lleva en funciones desde enero de 2018.

En circunstancias normales para suplir la vacante que dejó ayer Damián Álvarez como presidente de la Audiencia de Sevilla por razón de su edad, el Consejo General del Poder Judicial tendría que haber convocado la plaza de presidente de este órgano provincial con funciones gubernativas, jurisdiccionales e institucionales, para que los magistrados que así lo deseen pudieran presentar sus candidaturas e iniciarse así el procedimiento establecido para ello.

Pero la inestabilidad institucional obliga a hacer a uso del artículo 208 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, que establece que corresponderá al presidente de sección más antiguo de la Audiencia asumir este cargo de forma provisional.

En el caso de Sevilla ese puesto lo asume desde hoy, según han informado a este periódico fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalcuía, el magistrado y presidente de la Sección Quinta (civil), Juan Márquez Romero, miembro de una reconocida saga sevillana de juristas. Su hermano Ángel preside la Sección Tercera (penal) y su hermano Rafael es compañero de Damián Álvarez en la Sección Segunda (civil). El fallecido Pedro Márquez también era magistrado en la Audiencia Provincial.La presidencia de la Audiencia Provincial de Sevilla ha entrado desde este lunes en una situación de provisionalidad. Ayer domingo Damián Álvarez cumplió 72 años y por razones de edad cesó en su cargo como presidente. Desde hoy el magistrado Juan Márquez Romero ha asumido el cargo en funciones al tratarse del presidente de sección más antiguo de la Audiencia. Es el presidente de la Sección Quinta (civil).

Esta situación es consecuencia directa de la falta de acuerdo entre los dos grandes partidos, PSOE y PP, para la renovación del Consejo General del Poder Judicial y de la reforma exprés impulsada por el Gobierno central y aprobada por las Cortes la pasada primavera por la que se le quitaba competencias al gobierno de los jueces para la renovación de los cargos discrecionales.

Los cargos discrecionales que no pueden ser renovados son los correspondientes a presidentes de Sala y magistrados del Tribunal Supremo, presidente de la Audiencia Nacional, presidentes de Sala de dicho órgano, presidentes de Tribunales Superiores de Justicia, como es el caso de Andalucía, presidentes de Sala de estos organismos y presidentes de Audiencias Provinciales. Además del caso de la Audiencia de Sevilla, también está el del presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), Lorenzo del Río, que se mantiene en el cargo en funciones.

Este panorama de bloqueo y de no renovación de los cargos podría llevar a la paralización de la Justicia. Un informe del CGPJ advierte de que si esta situación se prolonga en el tiempo podría implicar que se dicten aproximadamente 1.000 sentencias menos al año entre todas las salas afectadas. El órgano de gobierno de los jueces lleva en funciones desde enero de 2018.

En circunstancias normales para suplir la vacante que dejó ayer Damián Álvarez como presidente de la Audiencia de Sevilla por razón de su edad, el Consejo General del Poder Judicial tendría que haber convocado la plaza de presidente de este órgano provincial con funciones gubernativas, jurisdiccionales e institucionales, para que los magistrados que así lo deseen pudieran presentar sus candidaturas e iniciarse así el procedimiento establecido para ello.

Pero la inestabilidad institucional obliga a hacer a uso del artículo 208 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, que establece que corresponderá al presidente de sección más antiguo de la Audiencia asumir este cargo de forma provisional.

En el caso de Sevilla ese puesto lo asume desde hoy, según han informado a este periódico fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalcuía, el magistrado y presidente de la Sección Quinta (civil), Juan Márquez Romero, miembro de una reconocida saga sevillana de juristas. Su hermano Ángel preside la Sección Tercera (penal) y su hermano Rafael es compañero de Damián Álvarez en la Sección Segunda (civil). El fallecido Pedro Márquez también era magistrado en la Audiencia Provincial.

Deja un comentario