El juicio contra el ‘Cuco’: ¿nueva oportunidad para conocer «la verdad» del caso Marta del Castillo?

Han pasado doce años y diez meses desde que Marta del Castillo fuese asesinada por Miguel Carcaño en un piso de la calle León XIII de Sevilla. Desde entonces se han celebrado dos juicios, en un juzgado de Menores contra Francisco Javier García ‘Cuco’ y otro en la Audiencia de Sevilla contra Carcaño, su hermano Francisco Javier Delgado, la novia de éste, María García, y Samuel Benítez, con dos sentencias que recogen relatos distintos de un mismo crimen. Además se han ido produciendo investigaciones, búsquedas del cadáver y versiones de los implicados. Ahora llega un nuevo juicio, ¿será una nueva oportunidad para conocer «la verdad» del caso?.

Eso es lo que espera la familia de Marta del Castillo del juicio que se celebrará la próxima primavera en el Penal siete de Sevilla contra el ‘Cuco’ y su madre por falso testimonio tras mentir presuntamente al tribunal de la Audiencia que juzgó a los adultos por este crimen.
Antonio del Castillo, según ha transmitido a este periódico, confía en que Francisco Javier García diga «la verdad».

Las claves
La verdad sobre quiénes estuvieron en el piso de Carcaño y su hermano en León XIII y la verdad de quiénes se deshicieron del cuerpo. Del mismo modo, la juez encargada de enjuiciar el falso testimonio ha llamado a declarar como testigo a Carcaño, único condenado por el asesinato de Marta.

Hasta la fecha Carcaño ha dado siete versiones de lo ocurrido. La última, ofrecida en 2013, es la que más tiempo ha mantenido y es en la que apunta a que fue su hermano Francisco Javier Delgado el que golpeó mortalmente a Marta con una pistola, cuando la joven se interpusto en una discusión entre ambos hermanos a raíz de los impagos de una hipoteca que Miguel había solicitado. La familia Del Castillo Villanueva, junto a su abogada Inmaculada Torres, intentó que se investigara esta versión, pero el juez instructor y el fiscal no le dan más crédito a Carcaño y archivaron la causa. Este asunto está pendiente de un recurso en la Audiencia.

Precisamente, el tiempo que lleva Carcaño manteniendo esta última versión, corroborada incluso al padre de Marta en una visita a la cárcel de Herrera de la Mancha, donde cumple condena, es lo que hace pensar a Antonio del Castillo que se mantendrá en este relato en su declaración como testigo: «Sería extraño que ahora cambiara de versión». No obstante, la abogada subraya que cada vez que Miguel ha abierto la boca ha aportado «algo nuevo».

Estas expectativas creadas por la familia, como transmite el padre y su abogada a este periódico, no esconden más que el deseo de que el juicio arroje algo de luz para localizar el cadáver de Marta. El único propósito de Antonio del Castillo y Eva Casanueva.

Las verdades judiciales
Este juicio, que se desarrollará durante seis días en mayo y junio de 2022, tiene algunas claves a las que habrá que estar pendientes. Por partes, el juez de Menores que condenó al ‘Cuco’ por encubrimiento dejaba este relato de hechos: en la tarde del 24 de enero Miguel Carcaño se dirigió junto con Marta al piso de León XIII donde tuvo lugar el crimen, y una vez allí dio muerte a la joven, tras todo lo cual llamó por teléfono móvil al ‘Cuco’ y «a otra persona mayor de edad» -Samuel Benítez- para que acudieran al domicilio.

El menor, entonces, fue a su casa, donde había quedado con Samuel, y cogió el coche propiedad de su madre, tras lo que fueron al piso de León XIII. Una vez allí, según prosigue el juez, el menor y Samuel se encontraron con Miguel y su hermano Francisco Javier Delgado junto al cuerpo sin vida de Marta. Según la sentencia, «en una hora no determinada de la madrugada del día 25, el menor, auxiliado» por Samuel, «sacó a peso el cuerpo mientras Miguel sacaba una silla de ruedas al exterior del inmueble».

Sin embargo, el ‘Cuco’, ante el tribunal de la Audiencia dijo que no había estado en León XIII, sino que había estado con varios amigos haciendo botellón. Los amigos en el mismo juicio los desminitieron. Éstos también están citados ahora como testigos para el juicio del año que viene. Su móvil lo situaba en Nervión a las doce de la noche.

La obligación del testigo
Los padres le dieron coartada ante el tribunal. Por ejemplo, la madre dijo «de manera mendaz» que esa noche salió a tomar una copa con un amigo y que volvieron a su domicilio sobre las 1.30/2.00 horas del día 25. Y que aseguró que entró en el dormitorio del menor «que lo vio acostado y le dio un beso». Estas declaraciones, y otros elementos llevaron a los magistrados de la Audiencia a situar a las 22,15 horas el momento en el que el cadáver de Marta fue sacado de León XIII.

En el juicio del próximo año el ‘Cuco’ volverá a ser preguntado por su ubicación aquella noche y sus movimientos. Como acusado podrá acogerse a su derecho a no declarar en su contra o a responder sólo a algunas de las partes. En cambio, Carcaño, como testigo, está obligado a decir la verdad o podrá incurrir en un delito de falso testimonio, el mismo que va a sentar de nuevo al ‘Cuco’ en el banquillo y por lo que se enfrenta a una petición de cárcel de dos años.

El ‘infiltrado’
Otra de las claves de esta causa del falso testimonio son las grabaciones que realizó un individuo conocido como ‘el infiltrado’. Se introdujo en el entorno familiar del ‘Cuco’ hasta el punto de llegar a vivir con sus padres. Fueron recopiladas por la familia y puestas a disposición de la Fiscalía para evidenciar el falso testimonio de Francisco Javier y sus padres. Y eso pese a que la Audiencia de Sevilla en su fallo pedía deducir testimonio contra éstos por mentir. No se hizo hasta que la abogada de los padres de Marta actuó.

En una de esas cintas del infiltado, que tendrá que declarar ahora como testigo, se escucha a la madre decirle a su pareja: «estamos mintiendo acerca de la hora que llegamos, cállate». Y avisa al padre: «tienes que mantener la misma versión». Está por ver qué versión mantienen en el juicio del próximo mes de mayo tanto el ‘Cuco’ como su madre. Mientras eso llega, se conocerá el informe sobre los datos crudos de los teléfonos de Carcaño, así como los datos de las compañías telefónicas del resto de implicados, que resultaron absueltos, y de la propia víctima, que está analizando un perito informático para intentar desvelar los movimientos de todos la noche del 24 de enero y esclarecer dónde está el cuerpo.Han pasado doce años y diez meses desde que Marta del Castillo fuese asesinada por Miguel Carcaño en un piso de la calle León XIII de Sevilla. Desde entonces se han celebrado dos juicios, en un juzgado de Menores contra Francisco Javier García ‘Cuco’ y otro en la Audiencia de Sevilla contra Carcaño, su hermano Francisco Javier Delgado, la novia de éste, María García, y Samuel Benítez, con dos sentencias que recogen relatos distintos de un mismo crimen. Además se han ido produciendo investigaciones, búsquedas del cadáver y versiones de los implicados. Ahora llega un nuevo juicio, ¿será una nueva oportunidad para conocer «la verdad» del caso?.

Eso es lo que espera la familia de Marta del Castillo del juicio que se celebrará la próxima primavera en el Penal siete de Sevilla contra el ‘Cuco’ y su madre por falso testimonio tras mentir presuntamente al tribunal de la Audiencia que juzgó a los adultos por este crimen.
Antonio del Castillo, según ha transmitido a este periódico, confía en que Francisco Javier García diga «la verdad».

Las claves
La verdad sobre quiénes estuvieron en el piso de Carcaño y su hermano en León XIII y la verdad de quiénes se deshicieron del cuerpo. Del mismo modo, la juez encargada de enjuiciar el falso testimonio ha llamado a declarar como testigo a Carcaño, único condenado por el asesinato de Marta.

Hasta la fecha Carcaño ha dado siete versiones de lo ocurrido. La última, ofrecida en 2013, es la que más tiempo ha mantenido y es en la que apunta a que fue su hermano Francisco Javier Delgado el que golpeó mortalmente a Marta con una pistola, cuando la joven se interpusto en una discusión entre ambos hermanos a raíz de los impagos de una hipoteca que Miguel había solicitado. La familia Del Castillo Villanueva, junto a su abogada Inmaculada Torres, intentó que se investigara esta versión, pero el juez instructor y el fiscal no le dan más crédito a Carcaño y archivaron la causa. Este asunto está pendiente de un recurso en la Audiencia.

Precisamente, el tiempo que lleva Carcaño manteniendo esta última versión, corroborada incluso al padre de Marta en una visita a la cárcel de Herrera de la Mancha, donde cumple condena, es lo que hace pensar a Antonio del Castillo que se mantendrá en este relato en su declaración como testigo: «Sería extraño que ahora cambiara de versión». No obstante, la abogada subraya que cada vez que Miguel ha abierto la boca ha aportado «algo nuevo».

Estas expectativas creadas por la familia, como transmite el padre y su abogada a este periódico, no esconden más que el deseo de que el juicio arroje algo de luz para localizar el cadáver de Marta. El único propósito de Antonio del Castillo y Eva Casanueva.

Las verdades judiciales
Este juicio, que se desarrollará durante seis días en mayo y junio de 2022, tiene algunas claves a las que habrá que estar pendientes. Por partes, el juez de Menores que condenó al ‘Cuco’ por encubrimiento dejaba este relato de hechos: en la tarde del 24 de enero Miguel Carcaño se dirigió junto con Marta al piso de León XIII donde tuvo lugar el crimen, y una vez allí dio muerte a la joven, tras todo lo cual llamó por teléfono móvil al ‘Cuco’ y «a otra persona mayor de edad» -Samuel Benítez- para que acudieran al domicilio.

El menor, entonces, fue a su casa, donde había quedado con Samuel, y cogió el coche propiedad de su madre, tras lo que fueron al piso de León XIII. Una vez allí, según prosigue el juez, el menor y Samuel se encontraron con Miguel y su hermano Francisco Javier Delgado junto al cuerpo sin vida de Marta. Según la sentencia, «en una hora no determinada de la madrugada del día 25, el menor, auxiliado» por Samuel, «sacó a peso el cuerpo mientras Miguel sacaba una silla de ruedas al exterior del inmueble».

Sin embargo, el ‘Cuco’, ante el tribunal de la Audiencia dijo que no había estado en León XIII, sino que había estado con varios amigos haciendo botellón. Los amigos en el mismo juicio los desminitieron. Éstos también están citados ahora como testigos para el juicio del año que viene. Su móvil lo situaba en Nervión a las doce de la noche.

La obligación del testigo
Los padres le dieron coartada ante el tribunal. Por ejemplo, la madre dijo «de manera mendaz» que esa noche salió a tomar una copa con un amigo y que volvieron a su domicilio sobre las 1.30/2.00 horas del día 25. Y que aseguró que entró en el dormitorio del menor «que lo vio acostado y le dio un beso». Estas declaraciones, y otros elementos llevaron a los magistrados de la Audiencia a situar a las 22,15 horas el momento en el que el cadáver de Marta fue sacado de León XIII.

En el juicio del próximo año el ‘Cuco’ volverá a ser preguntado por su ubicación aquella noche y sus movimientos. Como acusado podrá acogerse a su derecho a no declarar en su contra o a responder sólo a algunas de las partes. En cambio, Carcaño, como testigo, está obligado a decir la verdad o podrá incurrir en un delito de falso testimonio, el mismo que va a sentar de nuevo al ‘Cuco’ en el banquillo y por lo que se enfrenta a una petición de cárcel de dos años.

El ‘infiltrado’
Otra de las claves de esta causa del falso testimonio son las grabaciones que realizó un individuo conocido como ‘el infiltrado’. Se introdujo en el entorno familiar del ‘Cuco’ hasta el punto de llegar a vivir con sus padres. Fueron recopiladas por la familia y puestas a disposición de la Fiscalía para evidenciar el falso testimonio de Francisco Javier y sus padres. Y eso pese a que la Audiencia de Sevilla en su fallo pedía deducir testimonio contra éstos por mentir. No se hizo hasta que la abogada de los padres de Marta actuó.

En una de esas cintas del infiltado, que tendrá que declarar ahora como testigo, se escucha a la madre decirle a su pareja: «estamos mintiendo acerca de la hora que llegamos, cállate». Y avisa al padre: «tienes que mantener la misma versión». Está por ver qué versión mantienen en el juicio del próximo mes de mayo tanto el ‘Cuco’ como su madre. Mientras eso llega, se conocerá el informe sobre los datos crudos de los teléfonos de Carcaño, así como los datos de las compañías telefónicas del resto de implicados, que resultaron absueltos, y de la propia víctima, que está analizando un perito informático para intentar desvelar los movimientos de todos la noche del 24 de enero y esclarecer dónde está el cuerpo.

Deja un comentario