El GHB: la droga de las violaciones que circula por los bares de Sevilla en cuentagotas

La Policía Nacional ha lanzado una alerta este jueves para prevenir a la ciudadanía de que están circulando por las zonas de ocio de Sevilla partidas de una potente droga sintética, llamada GHB, que puede tener efectos muy peligrosos en el consumidor. Los agentes han detectado la presencia de esta sustancia, también denominada éxtasis líquido o droga de las violaciones, durante las patrullas por los puntos de concentración juvenil donde ha aumentado la presencia del Cuerpo Nacional en las últimas semanas. Según un comunicado policial, se han visto obligados a reforzar la vigilancia ante el incremento de gente en la calle.

En las últimas semanas han realizado varias detenciones por venta de estupefacientes y además de marihuana y otras drogas más conocidas, los policías requisaron en dos ocasiones «una sustancia líquida camuflada en botes tipo cuentagotas. En uno de estos casos fue un camarero quien alertó a la Policía al observar cómo una persona echaba unas gotas de un bote en las bebidas de los clientes».

La sustancia fue remitida a la Policía Científica, que determinó que una de las partidas era GHB, y en otro de los botes había butirolactoma, que es un precursor del GHB. «El GHB, cuando se añade a una bebida alcohólica, tiene un efecto depresor que puede hacer que el consumidor se desmaye y pierda la conciencia; por eso se conoce como la droga de las violaciones», señala la Policía en un comunicado. Es muy difícil de detectar por las víctimas porque es incoloro e inodoro. En los casos de intoxicación más severa, la persona afectada puede entrar en coma.La Policía Nacional ha lanzado una alerta este jueves para prevenir a la ciudadanía de que están circulando por las zonas de ocio de Sevilla partidas de una potente droga sintética, llamada GHB, que puede tener efectos muy peligrosos en el consumidor. Los agentes han detectado la presencia de esta sustancia, también denominada éxtasis líquido o droga de las violaciones, durante las patrullas por los puntos de concentración juvenil donde ha aumentado la presencia del Cuerpo Nacional en las últimas semanas. Según un comunicado policial, se han visto obligados a reforzar la vigilancia ante el incremento de gente en la calle.

En las últimas semanas han realizado varias detenciones por venta de estupefacientes y además de marihuana y otras drogas más conocidas, los policías requisaron en dos ocasiones «una sustancia líquida camuflada en botes tipo cuentagotas. En uno de estos casos fue un camarero quien alertó a la Policía al observar cómo una persona echaba unas gotas de un bote en las bebidas de los clientes».

La sustancia fue remitida a la Policía Científica, que determinó que una de las partidas era GHB, y en otro de los botes había butirolactoma, que es un precursor del GHB. «El GHB, cuando se añade a una bebida alcohólica, tiene un efecto depresor que puede hacer que el consumidor se desmaye y pierda la conciencia; por eso se conoce como la droga de las violaciones», señala la Policía en un comunicado. Es muy difícil de detectar por las víctimas porque es incoloro e inodoro. En los casos de intoxicación más severa, la persona afectada puede entrar en coma.

Deja un comentario