El Ayuntamiento de Sevilla refuerza el plan de empleo para formar a 6.000 parados

El Ayuntamiento de Sevilla ha aprobado la nueva edición del programa municipal de empleo Integra con un refuerzo tanto del presupuesto, que alcanzará los 3,6 millones de euros, como del volumen de beneficiarios, que se eleva a 6.000 personas en situación de desempleo. La nueva edición que arrancará en enero de 2022, cuando finalice la que está en marcha en este año, tendrá 12 proyectos repartidos por todos los distritos y como hasta ahora tendrá como base la colaboración con entidades sociales.

«Desde que arrancó este programa de empleo Sevilla Integra, que tiene una financiación 100% municipal, en cada una de sus ediciones hemos rebasado ampliamente los objetivos fijados en la convocatoria. Por eso, cada año hemos incrementado los recursos asignados dentro de la estrategia de formación, inserción laboral e innovación social que estamos desarrollando desde el área de empleo y que hemos reforzado ante las consecuencias sociales y económicas de la crisis sanitaria», explicó el delegado de Bienestar Social, Empleo y planes integrales de transformación social, Juan Manuel Flores, quien presentó este programa junto a la directora general de empleo, Paz Lagares.

El programa de empleo Sevilla Integra consiste en un marco de colaboración entre el Ayuntamiento y entidades sociales para el desarrollo de proyectos de inserción laboral en todos los distritos que cuentan con sesiones de formación, prácticas y acuerdos con empresas privadas para la contratación. Para ello, el Ayuntamiento destina unos recursos económicos cada año (en esta ocasión 3,6 millones de euros) y se abre una convocatoria pública con unos requisitos y en libre concurrencia para que las entidades presenten iniciativas. Se seleccionan las que obtienen una mayor valoración según los criterios de baremación.

El Ayuntamiento ha aprobado ya las bases y el presupuesto que crece en un 20% con respecto al año anterior. Cada uno de los proyectos cuenta con un coste asignado de 300.000 euros y unos objetivos de alcance de personas en situación de desempleo en las zonas que se le asignan. En total, al menos 720 personas deben llegar a tener un contrato laboral; 1.320 deben llegar a tener unas prácticas remuneradas para lo que cada uno de los proyectos cuenta con una asignación de 46.596 euros; 1.200 deben participar en acciones de mejora de competencias técnicas y 3.600 en acciones de mejora de competencias transversales.

Los programas de orientación sociolaboral deben llegar a 3.600 personas, se deben evaluar competencias a 4.200 y, todos, los 6.000 participantes, deben acceder a programas de información y sensibibilización. Para poner en marcha este programa, cada una de las entidades debe contratar un personal especializado en formación y orientación laboral. En este ámbito se ha reforzado la exigencia con el objetivo de llevar a cabo una mejor atención a las personas en situación de desempleo, y se incorpora la obligatoriedad de contar con un técnico de inserción laboral. El objetivo es principalmente atraer a personas jóvenes en situación de desempleo a este programa para que participen en los itinerarios de inserción laboral.

En cuanto a los perfiles prioritarios de beneficiarios, se mantienen los mismos de las ediciones anteriores, es decir, personas desempleadas de larga duración, afectadas por algún tipo de discapacidad, sometidas a maltrato físico o psíquico y víctimas de violencia de género y/o trata, inmigrantes, en proceso de rehabilitación o reinserción social o que residan en alguna de las seis zonas desfavorecidas de la ciudad o en alguno de los barrios con planes integrales. Asimismo, podrá acceder cualquier persona en situación de desempleo.El Ayuntamiento de Sevilla ha aprobado la nueva edición del programa municipal de empleo Integra con un refuerzo tanto del presupuesto, que alcanzará los 3,6 millones de euros, como del volumen de beneficiarios, que se eleva a 6.000 personas en situación de desempleo. La nueva edición que arrancará en enero de 2022, cuando finalice la que está en marcha en este año, tendrá 12 proyectos repartidos por todos los distritos y como hasta ahora tendrá como base la colaboración con entidades sociales.

«Desde que arrancó este programa de empleo Sevilla Integra, que tiene una financiación 100% municipal, en cada una de sus ediciones hemos rebasado ampliamente los objetivos fijados en la convocatoria. Por eso, cada año hemos incrementado los recursos asignados dentro de la estrategia de formación, inserción laboral e innovación social que estamos desarrollando desde el área de empleo y que hemos reforzado ante las consecuencias sociales y económicas de la crisis sanitaria», explicó el delegado de Bienestar Social, Empleo y planes integrales de transformación social, Juan Manuel Flores, quien presentó este programa junto a la directora general de empleo, Paz Lagares.

El programa de empleo Sevilla Integra consiste en un marco de colaboración entre el Ayuntamiento y entidades sociales para el desarrollo de proyectos de inserción laboral en todos los distritos que cuentan con sesiones de formación, prácticas y acuerdos con empresas privadas para la contratación. Para ello, el Ayuntamiento destina unos recursos económicos cada año (en esta ocasión 3,6 millones de euros) y se abre una convocatoria pública con unos requisitos y en libre concurrencia para que las entidades presenten iniciativas. Se seleccionan las que obtienen una mayor valoración según los criterios de baremación.

El Ayuntamiento ha aprobado ya las bases y el presupuesto que crece en un 20% con respecto al año anterior. Cada uno de los proyectos cuenta con un coste asignado de 300.000 euros y unos objetivos de alcance de personas en situación de desempleo en las zonas que se le asignan. En total, al menos 720 personas deben llegar a tener un contrato laboral; 1.320 deben llegar a tener unas prácticas remuneradas para lo que cada uno de los proyectos cuenta con una asignación de 46.596 euros; 1.200 deben participar en acciones de mejora de competencias técnicas y 3.600 en acciones de mejora de competencias transversales.

Los programas de orientación sociolaboral deben llegar a 3.600 personas, se deben evaluar competencias a 4.200 y, todos, los 6.000 participantes, deben acceder a programas de información y sensibibilización. Para poner en marcha este programa, cada una de las entidades debe contratar un personal especializado en formación y orientación laboral. En este ámbito se ha reforzado la exigencia con el objetivo de llevar a cabo una mejor atención a las personas en situación de desempleo, y se incorpora la obligatoriedad de contar con un técnico de inserción laboral. El objetivo es principalmente atraer a personas jóvenes en situación de desempleo a este programa para que participen en los itinerarios de inserción laboral.

En cuanto a los perfiles prioritarios de beneficiarios, se mantienen los mismos de las ediciones anteriores, es decir, personas desempleadas de larga duración, afectadas por algún tipo de discapacidad, sometidas a maltrato físico o psíquico y víctimas de violencia de género y/o trata, inmigrantes, en proceso de rehabilitación o reinserción social o que residan en alguna de las seis zonas desfavorecidas de la ciudad o en alguno de los barrios con planes integrales. Asimismo, podrá acceder cualquier persona en situación de desempleo.

Deja un comentario