El Ayuntamiento de Sevilla presenta «el mayor presupuesto de la última década»

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Delegación de Hacienda y Administración Pública, ha presentado hoy ante el Consejo Económico y Social de Sevilla, el proyecto de presupuesto para 2022 que por primera vez en la historia reciente inicia su tramitación en el mes de octubre lo que permitiría su entrada en vigor el 1 de enero. Las cuentas expuestas ante los agentes sociales y económicos se centran en un modelo de presupuesto «expansivo, diseñado para una recuperación justa, para el cumplimiento de los objetivos de desarrollo urbano sostenible y para la mejora de los servicios públicos, que se basa además en una congelación de las ordenanzas fiscales que consolida a Sevilla como una de las ciudades con menor presión fiscal de España de acuerdo con el análisis realizado por los servicios técnicos municipales», según ha explicado el Consistorio en una nota.

El presupuesto remitido al CESS se eleva en términos consolidados a 1.073.263.379 euros en el capítulo de ingresos y a 1.068.199.209 euros en cuanto a los gastos , lo que refleja un crecimiento del 5,4%. Entre ellos, destaca la inversión real que asciende a 115, 9 millones de euros; el capítulo 1 de Personal con 547.933.247 euros y los gastos corrientes para el mantenimiento de los servicios públicos, que se elevan a 294.321.284 euros. En el caso del Ayuntamiento, sin incluir organismos autónomos ni empresas públicas, el presupuesto se sitúa en 891.105.580 euros (un 3,5% más) de los cuales 308.837.174 euros se destinan a transferencias corrientes a empresas municipaes para el mantenimiento de los servicios públicos.

«Es un presupuesto expansivo y de crecimiento, el mayor de la última década, que se asienta sin embargo sobre un marco de congelación fiscal que consolida a Sevilla entre los ayuntamientos con menor presión fiscal. Son unas cuentas inversoras, con el mayor gasto social que ha tenido la ciudad, con recursos para el desarrollo de una estrategia de inserción laboral y con una apuesta clara por los servicios municipales y el empleo público. El Ayuntamiento está creando más empleo público que nunca», explicó ante el CESS la delegada de Hacienda, Sonia Gaya.

Durante la reunión, además, el equipo del área de Hacienda aclaró que las cuentas diseñadas se pueden incluso incrementar durante su tramitación o en los primeros meses del próximo ejercicio en función de una serie de circunstancias. En primer lugar, se están tramitando más de 60 millones de euros en proyectos en distintas convocatorias europeas (cifra que puede crecer conforme se vayan abriendo procesos para las ciudades). En segundo lugar, el Ayuntamiento está a la espera de concretar la financiación de otras administraciones, especialmente la Junta de Andalucía, para nuevos programas de empleo.

La delegada de Hacienda detalló además a los agentes sociales y económicos el informe de gestión de ingresos que se mostró hace unas semanas a todos los grupos políticos y que refleja que los ingresos por impuestos y tasas han descendido en los útlimos diez años y que, en términos globales, Sevilla se encuentra entre las ciudades con baja presión fiscal del país. Una situación que se consolida en 2022 con la congelación de nuevo de las ordenanzas fiscales que en los últimos años no se han actualizado ni siquiera por el IPC interanual. De hecho, el año 2020 se ha cerrado con unos ingresos propios totales de 389.497.790 euros. Con respecto a 2019 esta cifra supone 31 millones de euros menos y respecto a 2011 la diferencia es de 24 millones de euros.

Congelación fiscal
Pese a la congelación fiscal y la caída de ingresos, el presupuesto para 2022 es ya el más inversor de la última década con un total de 119 millones de euros. Esto supone un 35% más que el pasado año 2021, es decir, 31 millones de euros de incremento. Este volumen se alcanza en primer lugar con un crecimiento del 62% de la inversión pública que va a ejecutar el Ayuntamiento a través de las distintas delegaciones y que pasará de 28 a 45,4 millones de euros. Estos recursos se van a destinar a proyectos con contribución a la reactivación económica y a los Objetivos de Desarrollo Urbano Sostenible como la ampliación del Metrocentro, la mejora de los colegios, el plan Sevilla Respira, la adecuación de parques empresariales y mercados de abastos, el programa de reforma de edificios municipales como la Casa Fabiola, los locales del Mercado del Arenal o el Centro de Formación y Empleo San Fernando, o la exhumación de la fosa de Pico Reja en el cementerio de Sevilla.

En segundo lugar, Emvisesa tiene previsto el desarrollo del plan municipal de vivienda y suelo con un volumen de inversión pública de 22,2 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 46%. Esto va a permitir la ejecución de 572 viviendas en alquiler, la compra de inmuebles vacíos, los planes de rehabilitación o la primera fase del ARRU de la barriada de los Pajaritos.

La Gerencia de Urbanismo y Medio Ambiente eleva su inversión hasta los 31,2 millones de euros con proyectos de patrimonio (Artillería, Santa Clara, Ranilla, la Muralla de la Macarena…); de mejora de calles y espacios públicos en los barrios; transformaciones urbanas sostenibles o la construcción de nuevos centros cívicos. Asume además la inversión que cuenta con financiación estatal y autonómica para una nueva fase de la rehabilitación de Parque Alcosa.

El IMD experimenta también un importante crecimiento con 4,8 millones de euros (un 46% más) que permitirá actuaciones en la piscina del Polígono Sur, el nuevo Pabellón de Sevilla Este, la pista de Atletismo de Bellavista o las mejoras en Rochelambert, San Pablo Hytasa o Alcosa. En Tussam, la inversión crecerá hasta los 8,3 millones de euros (un 200% más que el pasado año) mientras que Lipasam tiene programadas 2,4 millones de euros en inversiones. Por último, el Alcázar se reserva 1,3 millones de euros.

Presupuesto social
En el ámbito social, el presupuesto del Ayuntamiento de Sevilla supera por primera vez los 100 millones de euros con un nuevo incremento del 1,64% que consolida a la ciudad como una de las grandes capitales que más recursos destina por habitante a políticas sociales. De estos fondos 80,1 están adscritos directamente a la Dirección General de Acción Social. Con estos recursos económicos se van a reforzar y consolidar las políticas de dependencia, atención a menores, ayudas directas a familias, personas sin hogar o el Plan local de zonas desfavorecidas. Asimismo, se mantienen los gastos destinados a políticas de igualdad (2 millones de euros) y a cooperación al desarrollo (1,7 millones de euros).

El empleo y la generación de actividad económica son claves en el diseño presupuestario para el año 2022. El Ayuntamiento mantiene una programación en presupuesto de 9,8 millones de euros para las iniciativas de empleo propias como el programa Redes, Sevilla Integra o los incentivos a la contratación de jóvenes, a las que hay que añadir los 5 millones de euros del Plan Contigo de la Diputación Provincial, 4,38 millones de euros de recursos que se incorporan del Plan REDEs+ y 390.000 euros del Programa Edusi. En total, por tanto, se dispone de casi 20 millones de euros para políticas de empleo a la espera de que la Junta de Andalucía ponga en marcha líneas de financiación para los ayuntamientos en materia de empleo e inserción laboral.

En cuanto a las medidas de apoyo a la actividad económica se mantiene la línea presupuestaria del ejercicio 2021 con cinco millones de euros para mejoras en parques empresariales, apoyo al sector artesanal, mercadillos de venta ambulante , líneas de subvenciones y ayudas para asociaciones de comerciantes, programas de mejoras en mercados de abastos o el desarrollo de bonos consumo.

El ejercicio 2022 es clave además para acelerar los procesos de transformación y de diseño de un modelo ciudad comprometida con la lucha contra el cambio climático y el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Urbano Sostenible. El presupuesto va a permitir el impulso de proyectos transformadores de la movilidad, la gestión de zonas verdes y la sostenibilidad. El área de Movilidad dispone de 32 millones de euros que permitirán la ejecución del Plan de Movilidad Urbana Sostenible, Transición Ecológica dispondrá de 22,2 millones de euros y en los 100 millones de euros de presupuesto de la Gerencia de Urbanismo y Medio Ambiente la sostenibilidad se situará como uno de los ejes de actuación. Entre los proyectos destacan el plan Sevilla Respira, la ampliación del Metrocentro, ejecución de supermanzanas, diseño de plazas habitable Casco Antiguo, una estrategia de zonas de sombra, la implantación leds en iluminación pública, el plan de actuaciones singulares habitables y la ampliación espacios peatonales y ciclistas.

Tal y como ha ocurrido durante los últimos años, el presupuesto realiza «un esfuerzo» para el mantenimiento y mejora de los servicios públicos. Las transferencias a las dos empresas municipales ascienden a 181 millones de euros de los cuales 99 son para Lipasam y 82,5 millones para Tussam (lo que supone un aumento de 20 millones de euros). Pero sobre todo se planifica un aumento de todos los recursos destinados a mantenimiento, conservación y mejora de los espacios públicos. Así, Urbanismo destina 10 millones de euros a asfaltado y pavimentación y 16,6 millones de euros a la iluminación viaria; Parques y Jardines incrementará la dotación del contrato de conservación e incorporará recursos también para las nuevas barriadas recepcionadas; Movilidad reforzará los servicios de señalización viaria y desde Participación Ciudadana habrá nuevas dotaciones para el 010 o REUR.

La estrategia de modernización del Ayuntamiento mantiene la programación diseñada para este mandato con una dotación presupuestaria inicial de 6,7 millones de euros a las que se añadirán otros dos millones de euros a través de distintas vías de financiación. Se completará así el proceso de mejora de la atención y relaciones con la ciudadanía, la implantación sistemas corporativos, la dotación de recursos digitales a la plantilla o el proyecto Smart City –edificios inteligentes.

Ante la flexibilización de las restricciones y la recuperación de la actividad en distintos sectores afectados por la crisis sanitaria, el Ayuntamiento programa un 2022 con refuerzo en áreas estratégicas para Sevilla. Así, la cultura crece un 27% hasta llegar a 14 millones de euros en el ICAS en un año de Bienal de Flamenco, de impulso de la fábrica de Artillería o de refuerzo de la programación cultural. El deporte crecerá hasta los 34,7 millones de euros para seguir apoyando al deporte de base, impulsar mejoras en las piscinas, pabellones e instalaciones deportivas y mantener una programación de primer nivel todo el año. Por parte de Fiestas Mayores, el presupuesto se eleva a 6,7 millones de euros con la previsión de recuperar la Feria de Abril y el objetivo de acometer la reforma pendiente del cableado del recinto. Por último, el presupuesto de turismo crece un 22% y llega a 17,5 millones de euros para la ejecución del plan turístico, las nuevas estrategias de promoción y la recuperación de la actividad del Palacio de Congresos.

Este volumen de gastos y estas prioridades evidentemente se sustentan sobre una búsqueda de vías de financiación que tienen como punto de partida la congelación de nuevo de todas las ordenanzas fiscales en la ciudad. Aumentan, sin embargo, las transferencias del Estado (16 millones de euros más), la captación de vías de financiación europea o los ingresos vinculados a la actividad económica como el Palacio de Congresos, el Alcázar, el IMD o el ICAS. Se mantiene la línea de solicitud de crédito para inversiones, en esta ocasión de 37,8 millones de euros, pero sin incrementar la deuda del Ayuntamiento puesto que se programa la amortización de 38,5 millones de euros.El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Delegación de Hacienda y Administración Pública, ha presentado hoy ante el Consejo Económico y Social de Sevilla, el proyecto de presupuesto para 2022 que por primera vez en la historia reciente inicia su tramitación en el mes de octubre lo que permitiría su entrada en vigor el 1 de enero. Las cuentas expuestas ante los agentes sociales y económicos se centran en un modelo de presupuesto «expansivo, diseñado para una recuperación justa, para el cumplimiento de los objetivos de desarrollo urbano sostenible y para la mejora de los servicios públicos, que se basa además en una congelación de las ordenanzas fiscales que consolida a Sevilla como una de las ciudades con menor presión fiscal de España de acuerdo con el análisis realizado por los servicios técnicos municipales», según ha explicado el Consistorio en una nota.

El presupuesto remitido al CESS se eleva en términos consolidados a 1.073.263.379 euros en el capítulo de ingresos y a 1.068.199.209 euros en cuanto a los gastos , lo que refleja un crecimiento del 5,4%. Entre ellos, destaca la inversión real que asciende a 115, 9 millones de euros; el capítulo 1 de Personal con 547.933.247 euros y los gastos corrientes para el mantenimiento de los servicios públicos, que se elevan a 294.321.284 euros. En el caso del Ayuntamiento, sin incluir organismos autónomos ni empresas públicas, el presupuesto se sitúa en 891.105.580 euros (un 3,5% más) de los cuales 308.837.174 euros se destinan a transferencias corrientes a empresas municipaes para el mantenimiento de los servicios públicos.

«Es un presupuesto expansivo y de crecimiento, el mayor de la última década, que se asienta sin embargo sobre un marco de congelación fiscal que consolida a Sevilla entre los ayuntamientos con menor presión fiscal. Son unas cuentas inversoras, con el mayor gasto social que ha tenido la ciudad, con recursos para el desarrollo de una estrategia de inserción laboral y con una apuesta clara por los servicios municipales y el empleo público. El Ayuntamiento está creando más empleo público que nunca», explicó ante el CESS la delegada de Hacienda, Sonia Gaya.

Durante la reunión, además, el equipo del área de Hacienda aclaró que las cuentas diseñadas se pueden incluso incrementar durante su tramitación o en los primeros meses del próximo ejercicio en función de una serie de circunstancias. En primer lugar, se están tramitando más de 60 millones de euros en proyectos en distintas convocatorias europeas (cifra que puede crecer conforme se vayan abriendo procesos para las ciudades). En segundo lugar, el Ayuntamiento está a la espera de concretar la financiación de otras administraciones, especialmente la Junta de Andalucía, para nuevos programas de empleo.

La delegada de Hacienda detalló además a los agentes sociales y económicos el informe de gestión de ingresos que se mostró hace unas semanas a todos los grupos políticos y que refleja que los ingresos por impuestos y tasas han descendido en los útlimos diez años y que, en términos globales, Sevilla se encuentra entre las ciudades con baja presión fiscal del país. Una situación que se consolida en 2022 con la congelación de nuevo de las ordenanzas fiscales que en los últimos años no se han actualizado ni siquiera por el IPC interanual. De hecho, el año 2020 se ha cerrado con unos ingresos propios totales de 389.497.790 euros. Con respecto a 2019 esta cifra supone 31 millones de euros menos y respecto a 2011 la diferencia es de 24 millones de euros.

Congelación fiscal
Pese a la congelación fiscal y la caída de ingresos, el presupuesto para 2022 es ya el más inversor de la última década con un total de 119 millones de euros. Esto supone un 35% más que el pasado año 2021, es decir, 31 millones de euros de incremento. Este volumen se alcanza en primer lugar con un crecimiento del 62% de la inversión pública que va a ejecutar el Ayuntamiento a través de las distintas delegaciones y que pasará de 28 a 45,4 millones de euros. Estos recursos se van a destinar a proyectos con contribución a la reactivación económica y a los Objetivos de Desarrollo Urbano Sostenible como la ampliación del Metrocentro, la mejora de los colegios, el plan Sevilla Respira, la adecuación de parques empresariales y mercados de abastos, el programa de reforma de edificios municipales como la Casa Fabiola, los locales del Mercado del Arenal o el Centro de Formación y Empleo San Fernando, o la exhumación de la fosa de Pico Reja en el cementerio de Sevilla.

En segundo lugar, Emvisesa tiene previsto el desarrollo del plan municipal de vivienda y suelo con un volumen de inversión pública de 22,2 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 46%. Esto va a permitir la ejecución de 572 viviendas en alquiler, la compra de inmuebles vacíos, los planes de rehabilitación o la primera fase del ARRU de la barriada de los Pajaritos.

La Gerencia de Urbanismo y Medio Ambiente eleva su inversión hasta los 31,2 millones de euros con proyectos de patrimonio (Artillería, Santa Clara, Ranilla, la Muralla de la Macarena…); de mejora de calles y espacios públicos en los barrios; transformaciones urbanas sostenibles o la construcción de nuevos centros cívicos. Asume además la inversión que cuenta con financiación estatal y autonómica para una nueva fase de la rehabilitación de Parque Alcosa.

El IMD experimenta también un importante crecimiento con 4,8 millones de euros (un 46% más) que permitirá actuaciones en la piscina del Polígono Sur, el nuevo Pabellón de Sevilla Este, la pista de Atletismo de Bellavista o las mejoras en Rochelambert, San Pablo Hytasa o Alcosa. En Tussam, la inversión crecerá hasta los 8,3 millones de euros (un 200% más que el pasado año) mientras que Lipasam tiene programadas 2,4 millones de euros en inversiones. Por último, el Alcázar se reserva 1,3 millones de euros.

Presupuesto social
En el ámbito social, el presupuesto del Ayuntamiento de Sevilla supera por primera vez los 100 millones de euros con un nuevo incremento del 1,64% que consolida a la ciudad como una de las grandes capitales que más recursos destina por habitante a políticas sociales. De estos fondos 80,1 están adscritos directamente a la Dirección General de Acción Social. Con estos recursos económicos se van a reforzar y consolidar las políticas de dependencia, atención a menores, ayudas directas a familias, personas sin hogar o el Plan local de zonas desfavorecidas. Asimismo, se mantienen los gastos destinados a políticas de igualdad (2 millones de euros) y a cooperación al desarrollo (1,7 millones de euros).

El empleo y la generación de actividad económica son claves en el diseño presupuestario para el año 2022. El Ayuntamiento mantiene una programación en presupuesto de 9,8 millones de euros para las iniciativas de empleo propias como el programa Redes, Sevilla Integra o los incentivos a la contratación de jóvenes, a las que hay que añadir los 5 millones de euros del Plan Contigo de la Diputación Provincial, 4,38 millones de euros de recursos que se incorporan del Plan REDEs+ y 390.000 euros del Programa Edusi. En total, por tanto, se dispone de casi 20 millones de euros para políticas de empleo a la espera de que la Junta de Andalucía ponga en marcha líneas de financiación para los ayuntamientos en materia de empleo e inserción laboral.

En cuanto a las medidas de apoyo a la actividad económica se mantiene la línea presupuestaria del ejercicio 2021 con cinco millones de euros para mejoras en parques empresariales, apoyo al sector artesanal, mercadillos de venta ambulante , líneas de subvenciones y ayudas para asociaciones de comerciantes, programas de mejoras en mercados de abastos o el desarrollo de bonos consumo.

El ejercicio 2022 es clave además para acelerar los procesos de transformación y de diseño de un modelo ciudad comprometida con la lucha contra el cambio climático y el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Urbano Sostenible. El presupuesto va a permitir el impulso de proyectos transformadores de la movilidad, la gestión de zonas verdes y la sostenibilidad. El área de Movilidad dispone de 32 millones de euros que permitirán la ejecución del Plan de Movilidad Urbana Sostenible, Transición Ecológica dispondrá de 22,2 millones de euros y en los 100 millones de euros de presupuesto de la Gerencia de Urbanismo y Medio Ambiente la sostenibilidad se situará como uno de los ejes de actuación. Entre los proyectos destacan el plan Sevilla Respira, la ampliación del Metrocentro, ejecución de supermanzanas, diseño de plazas habitable Casco Antiguo, una estrategia de zonas de sombra, la implantación leds en iluminación pública, el plan de actuaciones singulares habitables y la ampliación espacios peatonales y ciclistas.

Tal y como ha ocurrido durante los últimos años, el presupuesto realiza «un esfuerzo» para el mantenimiento y mejora de los servicios públicos. Las transferencias a las dos empresas municipales ascienden a 181 millones de euros de los cuales 99 son para Lipasam y 82,5 millones para Tussam (lo que supone un aumento de 20 millones de euros). Pero sobre todo se planifica un aumento de todos los recursos destinados a mantenimiento, conservación y mejora de los espacios públicos. Así, Urbanismo destina 10 millones de euros a asfaltado y pavimentación y 16,6 millones de euros a la iluminación viaria; Parques y Jardines incrementará la dotación del contrato de conservación e incorporará recursos también para las nuevas barriadas recepcionadas; Movilidad reforzará los servicios de señalización viaria y desde Participación Ciudadana habrá nuevas dotaciones para el 010 o REUR.

La estrategia de modernización del Ayuntamiento mantiene la programación diseñada para este mandato con una dotación presupuestaria inicial de 6,7 millones de euros a las que se añadirán otros dos millones de euros a través de distintas vías de financiación. Se completará así el proceso de mejora de la atención y relaciones con la ciudadanía, la implantación sistemas corporativos, la dotación de recursos digitales a la plantilla o el proyecto Smart City –edificios inteligentes.

Ante la flexibilización de las restricciones y la recuperación de la actividad en distintos sectores afectados por la crisis sanitaria, el Ayuntamiento programa un 2022 con refuerzo en áreas estratégicas para Sevilla. Así, la cultura crece un 27% hasta llegar a 14 millones de euros en el ICAS en un año de Bienal de Flamenco, de impulso de la fábrica de Artillería o de refuerzo de la programación cultural. El deporte crecerá hasta los 34,7 millones de euros para seguir apoyando al deporte de base, impulsar mejoras en las piscinas, pabellones e instalaciones deportivas y mantener una programación de primer nivel todo el año. Por parte de Fiestas Mayores, el presupuesto se eleva a 6,7 millones de euros con la previsión de recuperar la Feria de Abril y el objetivo de acometer la reforma pendiente del cableado del recinto. Por último, el presupuesto de turismo crece un 22% y llega a 17,5 millones de euros para la ejecución del plan turístico, las nuevas estrategias de promoción y la recuperación de la actividad del Palacio de Congresos.

Este volumen de gastos y estas prioridades evidentemente se sustentan sobre una búsqueda de vías de financiación que tienen como punto de partida la congelación de nuevo de todas las ordenanzas fiscales en la ciudad. Aumentan, sin embargo, las transferencias del Estado (16 millones de euros más), la captación de vías de financiación europea o los ingresos vinculados a la actividad económica como el Palacio de Congresos, el Alcázar, el IMD o el ICAS. Se mantiene la línea de solicitud de crédito para inversiones, en esta ocasión de 37,8 millones de euros, pero sin incrementar la deuda del Ayuntamiento puesto que se programa la amortización de 38,5 millones de euros.

Deja un comentario