El Ayuntamiento de Sevilla adjudica la ampliación del tranvía y pondrá en marcha los tranvibús «en 2023»

La junta de gobierno del Ayuntamiento de Sevilla ha adjudicado este viernes a la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por Sando y Vías la construcción de la ampliación del tranvía desde San Bernando a Nervión por 14,9 millones de euros, por debajo de la partida europea concedida a este proyecto (19,6 millones de euros), cuyos primeros movimientos de obra por parte de Emasesa empezarán a verse a finales de enero. Así lo ha comunicado el alcalde de Sevilla, el socialista Juan Espadas, en una comparecencia pública para detallar los 103 millones de euros movilizados (77,5 captados de fondos europeos) por el Ayuntamiento para una batería de proyectos recogidos en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS), y entre los que ha destacado la construcción y puesta en marcha en diciembre de 2023 de dos líneas de tranvibús (autobuses electrificados) desde Santa Justa hacia Sevilla Este-Torreblanca y el Centro, y para los que se han logrado de Bruselas, de los fondos Next Generation, 24 y once millones de euros, respectivamente.

La primera de las líneas de tranvibús, la de Santa Justa a Sevilla Este-Torreblanca, contará con 8,6 kilómetros y once vehículos y es la respuesta «urgente» que quiere dar el gobierno de Espadas a los vecinos de este distrito mientras se hace realidad la línea 2 del Metro. En este punto, el alcalde ha querido despejar suspicacias al señalar que, con esta oferta de transporte, «no estamos renunciando a la línea 2» y sí «anticipándonos» a la llegada de esa infraestructura, que será abordará tras la construcción de la línea 3, que es en la que está enfrascada en estos momentos la Junta de Andalucía con la actualización de los proyectos construcctivos. A esta línea de tranvibús, se le sumará otra desde la estación de trenes de Santa Justa hasta el Centro, un momento que el Ayuntamiento aprovechará para, «cuando vaya tocando desde el punto de vista presupuestario», ir acometiendo la peatonalización de todo esa puerta de entrada al corazón de la ciudad.

A las dos líneas de tranvibús y la ampliación del Metrocentro, el Ayuntamiento ha sumado la captación de fondos Next Generation para un proyecto de carácter metropolitano, al ir de la mano de los municipios de Dos Hermanas, Alcalá de Guadaíra y La Rinconada, que significará la ampliación de la red de carriles bici de Sevilla en 15 kilómetros más y la construcción de dos grandes bolsas de aparcamientos disuasorios en los términos de Dos Hermanas y Alcalá. Igualmente, y también con cargo a los Next Generation, se han logrado fondos para la instalación del sistema de cámaras con el que hacer realidad el Plan Respira de cierre al tráfico privado del Casco Antiguo y la parte histórica de Triana.

Elogios a la estrategia municipal
En este punto, el alcalde ha subrayado la «necesidad» de contar con el PMUS para lograr estos fondos europeos que, sin esta «estrategia» de movilidad, «no nos habrían llegado», por lo que ha valorado el hecho de que los proyectos de «cambio de la movilidad» en la ciudad para la próxima década estén «encarrilados desde el punto de vista financiero». Proyectos que han obtenido financiación a través de convocatorias del Gobierno de España, ha apostillado Espadas arrimando el ascua a su sardina como candidato socialista a presidir el ejecutivo regional, que ha recordado que ahora hace «justo un año que no sabemos absolutamente nada de la Junta» en relación a las propuestas que todos los ayuntamientos remitieron para optar a recursos de los Next Generation.

Espadas ha reconocido que el Ayuntamiento «va a tener que gestionar muy bien en los próximos años» para ajustar plazos y garantizar la ejecución de estos fondos, lo que va a generar una «tensión muy fuerte». En este sentido, ha insistido en la necesidad de que las administraciones, nacional y regional, «vean» que en esta materia hay un nicho de empleo. Además, el regidor ha resaltado que, desde 2015, cuando comenzó su primer mandato al frente del Ayuntamiento, hasta ahora, el Consistorio ha amarrado más de 300 millones de euros de fondos europeos gracias, ha remarcado, a la «capacidad técnica, política y de gestión» del Consistorio. Estos recursos han ido a parar, fundamentalmente, a Emasesa y a su política de renovación de las redes de saneamiento, a la rehabilitación de la Fábrica de Artillería, a los planes Edusi para Macarena y Norte, a las zonas desfavorecidas, a los planes de empleo y a actuaciones «transformadoras» con la de la Cruz Roja, Cartuja Qnat y El Greco, entre otros asuntos.La junta de gobierno del Ayuntamiento de Sevilla ha adjudicado este viernes a la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por Sando y Vías la construcción de la ampliación del tranvía desde San Bernando a Nervión por 14,9 millones de euros, por debajo de la partida europea concedida a este proyecto (19,6 millones de euros), cuyos primeros movimientos de obra por parte de Emasesa empezarán a verse a finales de enero. Así lo ha comunicado el alcalde de Sevilla, el socialista Juan Espadas, en una comparecencia pública para detallar los 103 millones de euros movilizados (77,5 captados de fondos europeos) por el Ayuntamiento para una batería de proyectos recogidos en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS), y entre los que ha destacado la construcción y puesta en marcha en diciembre de 2023 de dos líneas de tranvibús (autobuses electrificados) desde Santa Justa hacia Sevilla Este-Torreblanca y el Centro, y para los que se han logrado de Bruselas, de los fondos Next Generation, 24 y once millones de euros, respectivamente.

La primera de las líneas de tranvibús, la de Santa Justa a Sevilla Este-Torreblanca, contará con 8,6 kilómetros y once vehículos y es la respuesta «urgente» que quiere dar el gobierno de Espadas a los vecinos de este distrito mientras se hace realidad la línea 2 del Metro. En este punto, el alcalde ha querido despejar suspicacias al señalar que, con esta oferta de transporte, «no estamos renunciando a la línea 2» y sí «anticipándonos» a la llegada de esa infraestructura, que será abordará tras la construcción de la línea 3, que es en la que está enfrascada en estos momentos la Junta de Andalucía con la actualización de los proyectos construcctivos. A esta línea de tranvibús, se le sumará otra desde la estación de trenes de Santa Justa hasta el Centro, un momento que el Ayuntamiento aprovechará para, «cuando vaya tocando desde el punto de vista presupuestario», ir acometiendo la peatonalización de todo esa puerta de entrada al corazón de la ciudad.

A las dos líneas de tranvibús y la ampliación del Metrocentro, el Ayuntamiento ha sumado la captación de fondos Next Generation para un proyecto de carácter metropolitano, al ir de la mano de los municipios de Dos Hermanas, Alcalá de Guadaíra y La Rinconada, que significará la ampliación de la red de carriles bici de Sevilla en 15 kilómetros más y la construcción de dos grandes bolsas de aparcamientos disuasorios en los términos de Dos Hermanas y Alcalá. Igualmente, y también con cargo a los Next Generation, se han logrado fondos para la instalación del sistema de cámaras con el que hacer realidad el Plan Respira de cierre al tráfico privado del Casco Antiguo y la parte histórica de Triana.

Elogios a la estrategia municipal
En este punto, el alcalde ha subrayado la «necesidad» de contar con el PMUS para lograr estos fondos europeos que, sin esta «estrategia» de movilidad, «no nos habrían llegado», por lo que ha valorado el hecho de que los proyectos de «cambio de la movilidad» en la ciudad para la próxima década estén «encarrilados desde el punto de vista financiero». Proyectos que han obtenido financiación a través de convocatorias del Gobierno de España, ha apostillado Espadas arrimando el ascua a su sardina como candidato socialista a presidir el ejecutivo regional, que ha recordado que ahora hace «justo un año que no sabemos absolutamente nada de la Junta» en relación a las propuestas que todos los ayuntamientos remitieron para optar a recursos de los Next Generation.

Espadas ha reconocido que el Ayuntamiento «va a tener que gestionar muy bien en los próximos años» para ajustar plazos y garantizar la ejecución de estos fondos, lo que va a generar una «tensión muy fuerte». En este sentido, ha insistido en la necesidad de que las administraciones, nacional y regional, «vean» que en esta materia hay un nicho de empleo. Además, el regidor ha resaltado que, desde 2015, cuando comenzó su primer mandato al frente del Ayuntamiento, hasta ahora, el Consistorio ha amarrado más de 300 millones de euros de fondos europeos gracias, ha remarcado, a la «capacidad técnica, política y de gestión» del Consistorio. Estos recursos han ido a parar, fundamentalmente, a Emasesa y a su política de renovación de las redes de saneamiento, a la rehabilitación de la Fábrica de Artillería, a los planes Edusi para Macarena y Norte, a las zonas desfavorecidas, a los planes de empleo y a actuaciones «transformadoras» con la de la Cruz Roja, Cartuja Qnat y El Greco, entre otros asuntos.

Deja un comentario