Detenido el ladrón que robó en la casa hermandad de La Sed en noviembre de 2020

Agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, en una operación conjunta, han desarticulado una banda dedicada a los robos en pisos e inmuebles de localidades de toda Andalucía. Entre los cuatros detenidos, todos vecinos de las Tres Mil Viviendas, se encuentra el presunto autor del robo que sufrió la hermandad de La Sed en sus dependencias el pasado mes de noviembre.

Este individuo, que junto a los tres arrestados ya han sido enviados a prisión, accedió al interior de la casa hermandad escalando la fachada y fracturando los barrotes del balcón, apoderándose de la caja fuerte que contenía el ajuar de la Virgen de Consolación y las potencias del Cristo de la Sed. La investigación sigue abierta porque aún no se han podido recuperar los objetos de gran valor artístico y sentimental de la corporación del Miércoles Santo.

Según informa la Policía Nacional y la Guardia Civil, a tres de los detenidos se les imputa los delitos de pertenencia a grupo organizado, robo con fuerza y tenencia ilícita de armas. El cuarto de los detenidos tenía en vigor varias reclamaciones judiciales de ingreso en prisión y se le imputa igualmente un delito contra la salud púbica y defraudación de fluido eléctrico.

Los detenidos se movían con gran rapidez por cualquier lugar de la geografía andaluza para perpetrar los robos.

Esta operación conjunta denominada Parrot se inició cuando los agentes detectaron una serie de robos con fuerza en interior de vehículos estacionados en zona de la Cartuja, en concreto en las cercanías del parque temático de Isla Mágica. En estos robos los delincuentes se apoderaban de los juegos de llaves que los propietarios de los vehículos guardaban dentro de los turismos, así como de la documentación donde se reflejaba la dirección del domicilio.

Posteriormente se trasladaban hasta las viviendas y utilizando las llaves sustraídas, se apoderaban de todos los objetos de valor, con la total impunidad de saber que las víctimas tardarían horas en volver.

Con movilidad interprovincial, estaban dispuestos a desplazarse a cualquier punto de la geografía andaluza para cometer los robos, de esta manera habrían cometido hasta ocho robos, repartidos entre Málaga, Gelves, Peñaflor, San Fernando, Sevilla capital y en Huelva, de este último, se recuperó una escopeta del calibre 12/70 en el registro domiciliario de uno de los detenidos, que guardaba en su dormitorio y estaba preparada para disparar.

Ingreso en prisión
En los cuatro registros domiciliarios practicados, todos en el barrio de las Tres Mil Viviendas, lugar de residencia de los arrestados, se recuperaron multitud de los efectos robados, joyas, relojes, dinero en efectivo, armas blancas, aparatos electrónicos, que en la mayoría ya han sido devueltos a sus propietarios.

En una de las viviendas los agentes localizaron una plantación de marihuana, siendo el responsable, el padre de uno de los detenidos, elevándose así a cuatro el número de arrestados, que además tenía en vigor varias reclamaciones judiciales de ingreso en prisión, por lo que permanecía escondido, sin salir de su domicilio para evitar ser localizado y abstraerse así de la justicia.

A los detenidos, con edades comprendidas entre los 50 y 20 años, se les imputan los delitos de pertenencia a grupo organizado, robo con fuerza y tenencia ilícita de armas. El cuarto de ellos lo es por tener en vigor reclamaciones judiciales de ingreso en prisión y por los delitos contra la salud púbica y defraudación de fluido eléctrico. Todos pasaron a disposición de la Autoridad Judicial, siendo decretado el ingreso en prisión para todos los encartados.Agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, en una operación conjunta, han desarticulado una banda dedicada a los robos en pisos e inmuebles de localidades de toda Andalucía. Entre los cuatros detenidos, todos vecinos de las Tres Mil Viviendas, se encuentra el presunto autor del robo que sufrió la hermandad de La Sed en sus dependencias el pasado mes de noviembre.

Este individuo, que junto a los tres arrestados ya han sido enviados a prisión, accedió al interior de la casa hermandad escalando la fachada y fracturando los barrotes del balcón, apoderándose de la caja fuerte que contenía el ajuar de la Virgen de Consolación y las potencias del Cristo de la Sed. La investigación sigue abierta porque aún no se han podido recuperar los objetos de gran valor artístico y sentimental de la corporación del Miércoles Santo.

Según informa la Policía Nacional y la Guardia Civil, a tres de los detenidos se les imputa los delitos de pertenencia a grupo organizado, robo con fuerza y tenencia ilícita de armas. El cuarto de los detenidos tenía en vigor varias reclamaciones judiciales de ingreso en prisión y se le imputa igualmente un delito contra la salud púbica y defraudación de fluido eléctrico.

Los detenidos se movían con gran rapidez por cualquier lugar de la geografía andaluza para perpetrar los robos.

Esta operación conjunta denominada Parrot se inició cuando los agentes detectaron una serie de robos con fuerza en interior de vehículos estacionados en zona de la Cartuja, en concreto en las cercanías del parque temático de Isla Mágica. En estos robos los delincuentes se apoderaban de los juegos de llaves que los propietarios de los vehículos guardaban dentro de los turismos, así como de la documentación donde se reflejaba la dirección del domicilio.

Posteriormente se trasladaban hasta las viviendas y utilizando las llaves sustraídas, se apoderaban de todos los objetos de valor, con la total impunidad de saber que las víctimas tardarían horas en volver.

Con movilidad interprovincial, estaban dispuestos a desplazarse a cualquier punto de la geografía andaluza para cometer los robos, de esta manera habrían cometido hasta ocho robos, repartidos entre Málaga, Gelves, Peñaflor, San Fernando, Sevilla capital y en Huelva, de este último, se recuperó una escopeta del calibre 12/70 en el registro domiciliario de uno de los detenidos, que guardaba en su dormitorio y estaba preparada para disparar.

Ingreso en prisión
En los cuatro registros domiciliarios practicados, todos en el barrio de las Tres Mil Viviendas, lugar de residencia de los arrestados, se recuperaron multitud de los efectos robados, joyas, relojes, dinero en efectivo, armas blancas, aparatos electrónicos, que en la mayoría ya han sido devueltos a sus propietarios.

En una de las viviendas los agentes localizaron una plantación de marihuana, siendo el responsable, el padre de uno de los detenidos, elevándose así a cuatro el número de arrestados, que además tenía en vigor varias reclamaciones judiciales de ingreso en prisión, por lo que permanecía escondido, sin salir de su domicilio para evitar ser localizado y abstraerse así de la justicia.

A los detenidos, con edades comprendidas entre los 50 y 20 años, se les imputan los delitos de pertenencia a grupo organizado, robo con fuerza y tenencia ilícita de armas. El cuarto de ellos lo es por tener en vigor reclamaciones judiciales de ingreso en prisión y por los delitos contra la salud púbica y defraudación de fluido eléctrico. Todos pasaron a disposición de la Autoridad Judicial, siendo decretado el ingreso en prisión para todos los encartados.

Deja un comentario