Daniel Brühl en ‘El Hormiguero’: «Un domingo de noviembre en Berlín es gris, mientras que en Sevilla…»

Puede que muchos conozcan a Daniel Brühl por su incursión en el mundo Marvel. Otros, por haber estado bajo la batuta de Tarantino. Lo cierto es que este actor hispanoalemán cuenta con una intensa carrera cinematográfica desde hace casi dos décadas.

Actualmente, se encuentra en plena promoción de su ópera prima como director, ‘La puerta de al lado’. Es por ello que visitó ‘El Hormiguero’ y charló con Pablo Motos sobre lo que supone ser de dos países tan dispares como lo son España y Alemania.

El actor dejó claro que existen muchos clichés sobre las diferencias entre alemanes y españoles, aunque en cierto modo los primeros «suelen ser más cuadriculados, más controlados, menos emotivos».

Brühl nació en Barcelona, creció en Colonia, ha vivido en Berlín y, ahora, se encuentra mudándose a Mallorca, por lo que algo de esto sabe. De hecho, presentó primera película como director en el Festival de Cine Europeo de Sevilla y las sensaciones que se llevó de la capital hispalense no pudieron ser mejores. «Fue una pasada. Un domingo de noviembre en Berlín es frío, gris y con un ambiente espantoso; mientras que un domingo de noviembre en Sevilla, con la gente ahí cantando…», declaró.

Aunque también declaró que, a veces, ser de tantos sitios supone alguna que otra desventaja. «Siempre soy el de fuera. Ha sido una ventaja crecer en una familia que ha sido una mezcla de todo: catalana, francesa, alemana… Me siento muy europeo, pero eso también significa que hay momentos en los que me siento muy incómodo, porque no soy de ninguna parte. Incluso después de 22 años en Berlín no puedo decir que soy de allí, porque siento que no lo soy».

El actor, que se dio a conocer al gran público por su papel protagonista en ‘Good Bye, Lenin!’, atesora una sólida trayectoria que lo convierte en uno de los actores más reconocidos de su generación con una carrera diversa que ha combinado desde hace dos décadas las producciones europeas, de Hollywood y las películas independientes. En su debut detrás de la cámara con este título que inauguró la Berlinale, el intérprete juega con su propia biografía para presentar una película ambientada en el Berlín actual, en la que profundiza, desde la farsa, en temas como la gentrificación de las grandes capitales, la memoria histórica (en su caso la reunificación alemana) o las servidumbres del éxito como nombre destacado de la industria del cine.

Su estreno como director
En ‘La puerta de al lado’, Daniel Brühl mantiene un duelo interpretativo con Peter Kurth en un espacio cerrado como un bar que se revela como una metáfora del Berlín actual, donde el personaje que interpreta el primero, un reconocido actor trilingüe con éxito en Alemania y Hollywood, choca con su vecino, antiguo integrante de la Stasi y representante de esos alemanes del Este muy críticos con la reunificación.Puede que muchos conozcan a Daniel Brühl por su incursión en el mundo Marvel. Otros, por haber estado bajo la batuta de Tarantino. Lo cierto es que este actor hispanoalemán cuenta con una intensa carrera cinematográfica desde hace casi dos décadas.

Actualmente, se encuentra en plena promoción de su ópera prima como director, ‘La puerta de al lado’. Es por ello que visitó ‘El Hormiguero’ y charló con Pablo Motos sobre lo que supone ser de dos países tan dispares como lo son España y Alemania.

El actor dejó claro que existen muchos clichés sobre las diferencias entre alemanes y españoles, aunque en cierto modo los primeros «suelen ser más cuadriculados, más controlados, menos emotivos».

Brühl nació en Barcelona, creció en Colonia, ha vivido en Berlín y, ahora, se encuentra mudándose a Mallorca, por lo que algo de esto sabe. De hecho, presentó primera película como director en el Festival de Cine Europeo de Sevilla y las sensaciones que se llevó de la capital hispalense no pudieron ser mejores. «Fue una pasada. Un domingo de noviembre en Berlín es frío, gris y con un ambiente espantoso; mientras que un domingo de noviembre en Sevilla, con la gente ahí cantando…», declaró.

Aunque también declaró que, a veces, ser de tantos sitios supone alguna que otra desventaja. «Siempre soy el de fuera. Ha sido una ventaja crecer en una familia que ha sido una mezcla de todo: catalana, francesa, alemana… Me siento muy europeo, pero eso también significa que hay momentos en los que me siento muy incómodo, porque no soy de ninguna parte. Incluso después de 22 años en Berlín no puedo decir que soy de allí, porque siento que no lo soy».

El actor, que se dio a conocer al gran público por su papel protagonista en ‘Good Bye, Lenin!’, atesora una sólida trayectoria que lo convierte en uno de los actores más reconocidos de su generación con una carrera diversa que ha combinado desde hace dos décadas las producciones europeas, de Hollywood y las películas independientes. En su debut detrás de la cámara con este título que inauguró la Berlinale, el intérprete juega con su propia biografía para presentar una película ambientada en el Berlín actual, en la que profundiza, desde la farsa, en temas como la gentrificación de las grandes capitales, la memoria histórica (en su caso la reunificación alemana) o las servidumbres del éxito como nombre destacado de la industria del cine.

Su estreno como director
En ‘La puerta de al lado’, Daniel Brühl mantiene un duelo interpretativo con Peter Kurth en un espacio cerrado como un bar que se revela como una metáfora del Berlín actual, donde el personaje que interpreta el primero, un reconocido actor trilingüe con éxito en Alemania y Hollywood, choca con su vecino, antiguo integrante de la Stasi y representante de esos alemanes del Este muy críticos con la reunificación.

Deja un comentario