Condecorada a título póstumo la magistrada Josefa Arévalo con la Cruz de San Raimundo de Peñafort

La ministra de Justicia, Pilar Llop, ha condecorado este viernes, a título póstumo, a la magistrada Josefa Arévalo con la Cruz de San Raimundo de Peñafort, en un acto celebrado en la Delegación de Gobierno de Andalucía, en Sevilla. En su intervención, Llop ha destacado que la magistrada titular del Juzgado de Primera Instancia 5 de Sevilla fue «una mujer con gran capacidad de trabajo y de conciliación, algo en lo que tenía mucho que ver su inmensa calidad como persona», y ha señalado la «entrega y entusiasmo» con la que Arévalo desarrollaba su profesión.

En el acto ha participado también el delegado del Gobierno en Andalucía, Pedro Fernández; el magistrado titular del Juzgado de Primera Instancia 9 de Sevilla, Manuel Hermosilla; y el delegado Territorial de Regeneración, Justicia y Administración Local de la Junta de Andalucía, Javier Millán, viudo de la condecorada, quien ha recibido la cruz y la ha levantado hacia el cielo de manera emotiva en ese momento de la entrega.

Arévalo, que falleció en abril de 2019 a consecuencia de un cáncer, era natural de la localidad cordobesa de Pozoblanco y se afincó en Sevilla para trabajar como juez, donde se casó con Millán, funcionario de Empleo de la Junta de Andalucía, aunque ambos se conocieron estudiando Derecho en Córdoba. Millán entró en la política en el año 2011 como candidato de Ciudadanos por Sevilla y ahora forma parte del Gobierno andaluz.

Cuando se anunció la concesión de la cruz, Millán se mostró emocionado por este reconocimiento profesional a la que fue su esposa porque «atiende a sus méritos y circunstancias como magistrada» y «da respuesta a una iniciativa que partió de los colegios de abogados y procuradores, así como de los jueces y magistrados de Sevilla, apoyada por Damián Álvarez como presidente de la Audiencia e informada favorablemente por la sala de gobierno del TSJA».La ministra de Justicia, Pilar Llop, ha condecorado este viernes, a título póstumo, a la magistrada Josefa Arévalo con la Cruz de San Raimundo de Peñafort, en un acto celebrado en la Delegación de Gobierno de Andalucía, en Sevilla. En su intervención, Llop ha destacado que la magistrada titular del Juzgado de Primera Instancia 5 de Sevilla fue «una mujer con gran capacidad de trabajo y de conciliación, algo en lo que tenía mucho que ver su inmensa calidad como persona», y ha señalado la «entrega y entusiasmo» con la que Arévalo desarrollaba su profesión.

En el acto ha participado también el delegado del Gobierno en Andalucía, Pedro Fernández; el magistrado titular del Juzgado de Primera Instancia 9 de Sevilla, Manuel Hermosilla; y el delegado Territorial de Regeneración, Justicia y Administración Local de la Junta de Andalucía, Javier Millán, viudo de la condecorada, quien ha recibido la cruz y la ha levantado hacia el cielo de manera emotiva en ese momento de la entrega.

Arévalo, que falleció en abril de 2019 a consecuencia de un cáncer, era natural de la localidad cordobesa de Pozoblanco y se afincó en Sevilla para trabajar como juez, donde se casó con Millán, funcionario de Empleo de la Junta de Andalucía, aunque ambos se conocieron estudiando Derecho en Córdoba. Millán entró en la política en el año 2011 como candidato de Ciudadanos por Sevilla y ahora forma parte del Gobierno andaluz.

Cuando se anunció la concesión de la cruz, Millán se mostró emocionado por este reconocimiento profesional a la que fue su esposa porque «atiende a sus méritos y circunstancias como magistrada» y «da respuesta a una iniciativa que partió de los colegios de abogados y procuradores, así como de los jueces y magistrados de Sevilla, apoyada por Damián Álvarez como presidente de la Audiencia e informada favorablemente por la sala de gobierno del TSJA».

Deja un comentario