Celso Pareja-Obregón: el hecho diferencial

Es el negro en una clase de blancos, el rubio en un clan de morenos, el gen discordante en una familia de artistas. Es, en definitiva, el hecho diferencial o la oveja negra de los Pareja-Obregón, según confesión propia para definir sus estados carenciales de virtuosismo artístico. Es objetor del compás, que se lo deja entero a los arquitectos del ritmo. Es ajeno a los trastes, quizás porque todas las trastadas las grabó en la música inolvidable de su juventud. Y cuando la ocasión lo empuja y tiene que cantar, se convierte en un animalista, gran benefactor de gallos y kikirikies de una garganta para alpiste. Una vez se miró al espejo para buscarse a sí mismo. Y halló un… Ver MásEs el negro en una clase de blancos, el rubio en un clan de morenos, el gen discordante en una familia de artistas. Es, en definitiva, el hecho diferencial o la oveja negra de los Pareja-Obregón, según confesión propia para definir sus estados carenciales de virtuosismo artístico. Es objetor del compás, que se lo deja entero a los arquitectos del ritmo. Es ajeno a los trastes, quizás porque todas las trastadas las grabó en la música inolvidable de su juventud. Y cuando la ocasión lo empuja y tiene que cantar, se convierte en un animalista, gran benefactor de gallos y kikirikies de una garganta para alpiste. Una vez se miró al espejo para buscarse a sí mismo. Y halló un… Ver Más

Deja un comentario