Aquí no se para

Con la suspensión de las procesiones de Semana Santa en 2020 por la llegada de la pandemia, los sectores artesanales relacionados con el culto público vieron, en buena medida, paralizados sus encargos: cereros, floristas, casas de costura de túnicas de nazarenos sufrieron la paralización de todo cuanto se les había encargado para la celebración de una semana que el pueblo vivió confinada.

Si bien la Semana Santa de 2021, con todo un amplio programa de veneraciones en templos, sirvió para dar cierta «alegría» al sector, ha sido la vuelta de las procesiones lo que, verdaderamente, ha reconfortado de cierta esperanza a los artistas y artesanos del arte sacro que vieron mermados la demanda de trabajos durante los meses más duros de… Ver MásCon la suspensión de las procesiones de Semana Santa en 2020 por la llegada de la pandemia, los sectores artesanales relacionados con el culto público vieron, en buena medida, paralizados sus encargos: cereros, floristas, casas de costura de túnicas de nazarenos sufrieron la paralización de todo cuanto se les había encargado para la celebración de una semana que el pueblo vivió confinada.

Si bien la Semana Santa de 2021, con todo un amplio programa de veneraciones en templos, sirvió para dar cierta «alegría» al sector, ha sido la vuelta de las procesiones lo que, verdaderamente, ha reconfortado de cierta esperanza a los artistas y artesanos del arte sacro que vieron mermados la demanda de trabajos durante los meses más duros de… Ver Más

Deja un comentario